Google
 

viernes, 1 de abril de 2016

Cuba en voz y canto de mujer


La participación de la mujer cubana en la música, como compositora, intérprete o instrumentista, ha sido afortunadamente bastante bien estudiada y difundida por diversos autores.

La profesora Alicia Valdés ha publicado un Diccionario de mujeres notables en la música cubana, que en 2011 alcanzó una segunda edición, y existen trabajos específicamente dedicados a figuras publicados por Marta Valdés, Erena Hernández, Mayra A. Martínez, Alicia Castro, Rosa Marquetti y otras, amén de obras de autores masculinos.

Sin embargo, es tan amplio y complejo el tema de la participación de la mujer cubana en la música, que un trabajo como este, acabado de editar en 2015, siempre trae material no recogido en obras anteriores .

La periodista y fotógrafa cubana Mayra A. Martínez (1952), autora de Cuba en voz y canto de mujer, Eriginal Books, Miami, 2015, comienza con una panorámica del siglo XX, en realidad con cantantes de mediados del siglo XIX, hasta llegar a la habanera Rosalía 'Chalía' Herrera, al parecer la primera latinoamericana en cantar en el Teatro Lírico de Milán en 1895, y en hacer grabaciones comerciales en cilindros (predecesoras del disco) en 1898.

A continuación, ofrece prolija e interesante información sobre féminas cubanas, con lujo de detalles, con párrafos dedicados específicamente a figuras como Merceditas Valdés, Celina González, Elena Burke, las Orquestas Femeninas en Cuba y Paulina Álvarez, entre otras.

Bajo el título "De los 50 en adelante, más y más voces femeninas", entra a considerar algunas de la catarata de vocalistas que tuvimos en ese período y, en capítulo aparte, nos habla en detalle de Miriam Ramos, en "Miriam Ramos, 50 años en la música". Se trata, en realidad, de una entrevista con amplios párrafos de lo dicho por Miriam, y ese será el patrón de todas sus biografiadas: detalles importantes de sus vidas, sus estudios, los pasos importantes de sus carreras, pero además observaciones sustanciosas de la entrevistadora sobre el estilo, las características vocales de cada artista.

Bajo el título de "Y en algunas de las noches de bohemia", se ocupa de Martha Strada, Soledad Delgado y Alina Torre. En otro acápite, "¿Y en el jazz cubano?", escribe sobre Delia Bravo y Maggie Prior y otras jazzistas cubanas y, sobre todo, de Mayra Caridad Valdés.

"Cancioneras, en tiempos de festivales y concursos" versa sobre las artistas que se destacaron precisamente en este tipo de eventos, como Marta Justiniani y vaias más. "Gloria Estefan, la Reina del Pop Latino" es otro de sus temas. Y es bueno señalar que la autora, que vive actualmente en México, se refiere indistintamente a artistas cubanas que residen dentro o fuera de Cuba, sin hacer distinciones.



Así, la sección "En otras orillas, más cubanas" incluye a María Conchita Alonso, Flor D’Loto, Luisa María Güell, Georgia Gálvez y Vicky Roig, entre otras. La lista de cubanas que viven al norte del muro del Malecón la encabezan Aymée Nuviola, Xiomara Laugart y cantando desde Europa, Lucrecia, Paz Luaces y Yacqueline Castellanos.

"De vuelta en Cuba" brega con la historias de Raquel, Osdalgis e Ivette, de intensa carrera internacional. Como para aclarar dudas, termina Mayra citando a Armando López, a quien certeramente llama "el mordaz y profundo conocedor de la farándula cubana", quien nos recuerda que no todo esto se creó después de la Revolución, y que, para dar solo una idea de lo que era la presencia musical femenina en 1959, ofrece una lista de 139 artistas cubanas triunfantes en aquel momento…

Siempre pasa cuando leemos un libro sobre músicos, sean compositores o ejecutantes, que nos asalta el deseo de escuchar esa música, esos cantantes. Igual que, leyendo un libro que trata de un pintor determinado, exigimos láminas de sus cuadros.

Esa frustración no la van a sentir con este libro la mayoría de sus lectores porque la autora ha tenido una idea genial: al final de cada sección hay una lista de enlaces a YouTube donde pueden escucharse, gratuitamente, piezas de muchas de las cantantes citadas. Igualmente, la Bibliografía nos refiere a sitios de internet donde podemos abundar sobre algunas de las artistas incluidas.

Y eso es tan solo en las primeras 72 páginas del libro. De ahí hasta la 283, sigue el ameno desfile de biografías de cantantes que se acompañan con la guitarra o el piano, o de vedettes y rumberas cubanas, con entrevistas más a fondo de grandes figuras y, por supuesto, con las correspondientes listas de música en YouTube o de información adicional en internet.

Hay pocas fotos, y es que la felicidad nunca es perfecta. Todo el libro puede leerse como una hermosa novela de amor, de dedicación de todas estas mujeres a su patria y a su profesión. Con muchos sacrificios, con devoción total, con altos y bajos en sus carreras musicales y no pocos problemas en sus vidas personales, ellas siguieron adelante.

Cristóbal Díaz Ayala
Diario de Cuba, 16 de enero de 2016.

Videos: En el primero, Lucrecia Pérez (La Habana, 1967 ) y el percusionista Patato Valdés (1926-2007) en una versión en guaguancó de Lágrimas negras, de Miguel Matamoros, durante un concierto en el Palau de la Música de Barcelona. En el segundo, Xiomara Laugart (Guantánamo, 1960) interpreta Escándalo, de los mexicanos Rubén Fuentes y Rafael Cárdenas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada