Google
 

lunes, 10 de octubre de 2016

33 revoluciones, libro póstumo de mi amigo Canek



Con el título Bajo la sombra del Che, Jan Martínez Ahrens, desde la capital mexicana escribió para El País una excelente crítica sobre 33 revoluciones, la edición en español del libro póstumo de Canek Sánchez Guevara (La Habana, 1974-México 2015).

El libro salió primero en Francia, el 1 de septiembre de 2016, publicado por la editorial Métailié. La portada de la edición francesa es muy distinta a la de la edición española. Porque le conocí bastante, creo que el diseño de la portada del libro en español le hubiera gustado más a Canek: es un disco y refleja el título, y por la bandera cubana en '33 revoluciones'.

Volviendo a la crítica en El País. No sé si Jan conoció a Canek y si lo conoció no debe haber sido muy profundamente: a su escrito no le hubiera puesto ese título. Canek odiaba, no soportaba, que siempre le estuvieran recordando que era el nieto mayor del Che Guevara.

Durante tres años (2004-2007) tuve una sincera amistad con Canek, vía correo electrónico. Muchos de los emails intercambiados en ese tiempo pueden leerse en mi blog, en una serie de siete posts titulada Un "sobrino" llamado Canek. El primero fue publicado el 2 de marzo de 2015 y el último el 16 de marzo.

También publiqué textos inéditos suyos, como el proyecto El Cubo. O el cuento La espiral de Guacarnaco. Igualmente, podrán leer el manuscrito de una carta, donde se aprecia la letra pequeña e íntima de Canek. La carta venía dentro de un paquete que desde Burdeos él y su mujer me enviaran en diciembre de 2005, y en el cual, entre otros presentes, venía una lata amarilla vacía para guardar café, que todavía sigo usando y se puede ver en ese mismo post, junto a cuatros fotos hechas por Canek.

En El blog de Iván García y sus amigos se reprodujeron dos artículos de Canek: Un infante para una difunta HabanaTransición a la cubana, y "Adoro el anonimato", la entrevista que en 2005 me concediera vía email.

Canek demoró un poco en responderme el cuestionario. Estaba viviendo sus últimos días en Oaxaca y se encontraba en los preparativos para viajar a Francia y estar presente en el nacimiento de su primer retoño, fruto de su relación con Noèmie, pintora francesa. Creo que Emil fue su único hijo, ya cumplió 10 años y espero que pueda crecer en el anonimato, sin el cartelito de 'bisnieto del Che'.

Educado en la austeridad y enemigo de la ostentación y el lujo, a Canek le gustaba conocer personas sencillas y sinceras, caminar entre la gente, fuera en La Habana, México, Barcelona, Francia, Italia... Disfrutar de la lectura, la naturaleza, la música, el cine y el arte. Fotografiar una rosa helada con la misma ternura con que retrató a su pequeño Emil. Por eso hoy se hubiera sentido como niño con zapato nuevo al ver publicado su primer y probablemente último libro.

Tania Quintero

Foto: Portada del libro tomada de Amazon.es.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada