Google
 

lunes, 4 de mayo de 2015

No podemos ni debemos olvidar



Del lunes 30 de marzo, hasta hoy, lunes 4 de mayo, en el blog he recordado a las primeras presas políticas. Probablemente fueron más de 200 las mujeres que entre 1959 y 1976 integraron el presidio político cubano de la era castrista. Muchas ya han muerto.

En 16 posts no es posible recordarlas a todas. Faltaron nombres y anécdotas. Espero que los familiares de las fallecidas y las supervivientes lo entiendan y me disculpen. Los he preparado con respeto y cariño.

Aquellas mujeres hicieron posible que en Cuba surgiera una disidencia pacífica y un movimiento de denuncia a las violaciones de los derechos humanos.

No podemos ni debemos olvidarlas. Tampoco a los cientos de hombres que fundaron el presidio político de la era castrista y sobre todo a los fusilados, muchos sin siquiera haber sido enjuiciados o sin suficientes pruebas para ajusticiarlos. Es cierto que a algunos les ocuparon armas y otros se alzaron en las lomas. Pero Fidel Castro hizo lo mismo y solo estuvo 22 meses en prisión. A cuerpo de rey.

Tania Quintero

Foto: La Dra. Ana Lázara Rodríguez en septiembre de 2012. El 26 de febrero de 1961, cuando tenía 23 años y cursaba el tercer año de la carrera de Medicina en la Universidad de La Habana, fue arrestada por el G-2, como era conocido el órgano represor que después sería el Departamento de Seguridad del Estado.

Ana Lázara fue juzgada el 11 de abril de 1961 y condenada a 30 años de privación de libertad y 30 años de prisión domiciliaria. Excarcelada el 14 de noviembre de 1979, marchó al exilio, primero a República Dominicana y después a Estados Unidos. En colaboración con el escritor y periodista Glenn Garvin, en junio de 1995 publicó el libro Diary of a Survivor: Nineteen years in a Cuban Women's Prison. Tomada del blog Peace Corps Honduras.

Más sobre Ana Lázara Rodríguez en este video y en este trabajo.

Leer también:











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada