Google
 

sábado, 14 de marzo de 2015

Confesiones de Yoani Sánchez... seis años atrás


Esta foto es de abril de 2013 y en ella Yoani Sánchez no le está haciendo confesiones a Esperanza Aguirre, presidenta del Partido Popular en Madrid. Las confesiones se las hizo a Iván García en enero de 2009, cuando la bloguera conversó más de dos horas con el periodista independiente. Por lo extenso de la conversación, se publicaron dos entrevistas. La primera, Conversando con Yoani Sánchez, salió en Penúltimos Días. La segunda, Yoani apunta con pistola, en mi blog.

Entonces, ella confesaba no tener aspiraciones políticas. En un alarde de feminismo expresó: "Hemos vivido muchos años con palabras muy testosterónicas, como resistencia, vencer, patria o muerte, conceptos muy machos de la política, y este país necesita palabras como concordia, prosperidad, unidad, o sea, más maternales".

Y agregó que sería perfecto si un día Cuba tuviera una presidenta. "Pero yo, Iván, te confieso que no quiero serlo. Porque un político tiene que hacer demasiadas concesiones, un político tiene que traicionarse muchas veces a sí mismo (...) Tengo un especial prejuicio hacia los políticos. No me considero una persona con paradigmas. Mis paradigmas son personas anónimas y cercanas a mí, que nadie conoce. Miro con mucha cautela a las figuras públicas".

Seis años después, además del blog, tiene un diario digital y que según ella dijo en Panamá, para abrirlo solo le bastó presentar una licencia de mecanógrafa. Y agregó que a partir de ahora formaba parte del medio millón de cubanos 'cuentapropistas', personas que generan sus propios ingresos en La Habana y quienes con los cambios podrán exportar a Estados Unidos sus servicios. A los calificativos de bloguera, 'periodista independiente', 'escritora', 'intelectual', 'disidente', 'opositora' o 'activista', en lo adelante añadirán el de 'empresaria'.

Su deseo en 2009 era poblar de árboles "ese bosque que es la blogosfera cubana, para que ningún árbol brille más que otro. Y yo, debo confesar, estoy agotada de tantos spots lights, de tantas luces. Y mi propósito, lo que deseo, es ayudar a crecer, alimentar espacios para otros".

El presente la ha desmentido. Su deseo actual no es ayudar a otros, sino ayudarse a sí misma. En la cabeza de la Cenicienta del Caribe, como la calificó el periodista argentino Fernán Saguier en La Nación, se mantiene su larga y anticuada cabellera a lo Celia Sánchez Manduley, pero ya no existen las mismas preocupaciones. Hace seis años, a la pregunta de Iván ¿En esa Cuba plural del futuro, no has pensado dedicarte a la política?, Yoani Sánchez respondía:

"No, la verdad que no (sonríe). Algunos amigos me lo han sugerido. Pero como persona de las letras que soy, creo en el poder de la palabra. Creo que desde la sociedad civil, desde un medio de comunicación, se puede hacer mucho más, porque considero que los políticos son un mal, pero un mal necesario. Si del lado de acá no existe una sociedad civil fuerte, que los señale con el dedo y constantemente les esté diciendo 'no, eso está mal', 'no, por ahí no', en lugar de administrar el país, se dedican a apropiárselo. Nunca me vería en el papel de un político, pues soy contestataria por naturaleza. Tengo la pluma, no puedo aspirar a tener también la silla".

Periodistas extranjeros han afirmado que YS fue la primera bloguera en Cuba. Pero ella prefiere no aclararlo como en 2009 se lo aclaró a Iván, cuándo él le preguntó si había tenido algún antecedente sobre los blogs y había leído alguno antes de abrir el suyo, en abril de 2007:

"Sí, cómo no. Mucha gente dice que mi blog fue el primero que se hizo desde Cuba, eso es totalmente falso, me he afanado en desmentirlo. Cuando comencé, ya yo conocía de la existencia de otros blogs que se hacían fuera y dentro de la Isla. Por ejemplo, hay un blog magnífico que se hace con seudónimo, Mi isla al mediodía, hecho por alguien que se hace llamar a sí mismo, 'un cubano de esta isla'. De alguna manera, al leer yo cómo escribía esa persona, y ver la cercanía de historias, fue como si me surgiera la idea, y me dije 'algo así es lo que quiero hacer'. Soy totalmente deudora de otros blogueros anteriores, por ejemplo un blog fabuloso que se llama Delito Mayor, de un profesor de matemáticas radicado en Cuba, de apellido Cuza Malé.

"Al ver estos blogs, supe que había una ventana y además esa ventana ya estaba siendo usada por cubanos. Por lo tanto, era posible hacerlo dentro de la Isla. Eso fue un buen incentivo. De todas maneras, aunque no fui la primera bloguera en mi país, me considero pionera en dar la cara. Hasta el momento en que yo, para escribir lo que pienso, publico mi nombre, mi rostro, y número de carnet de identidad, el fenómeno blogger dentro de Cuba era básicamente con seudónimos".

Últimamente, Yoani Sánchez se destaca más por hacer política que por hacer periodismo. En 2009, ella negaba ser opositora e Iván quiso saber cómo se autodefinía:

"Como filóloga. Tengo aversión a las palabras que intentan definirlo todo. No me considero una opositora por una sencilla cuestión semántica: una opositora debe tener un programa. Un programa que parta de un partido o de una organización. No tengo un programa para cambiar las cosas que me pasan cada día. Tampoco me considero una disidente. Porque disidente -al menos para mí- es la persona que un día abrazó un sistema político y en un momento de su vida comprendió que no se ajustaba su manera de pensar a ese dogma y se separó".

Yoani, ¿qué te parece el proyecto político de la oposición cubana, lo ves válido?, le preguntó Iván hace seis años:

"Todo proyecto que pluralice el espectro de opiniones dentro de un país es válido. En Cuba hemos vivido durante medio siglo como en un lienzo monocromático y todo aquel que agregue un nuevo color a mí me parece saludable para la nación. De todas maneras, la oposición también se ha visto muy limitada por los propios controles, por las propia leyes que hacen que exista una figura delictiva, como asociación ilícita, que exista una figura tan absurda como propaganda enemiga, cualquiera que imprima una hoja y la distribuya puede ser juzgado por eso. Y entonces claro, eso limita muchas sus acciones. Estoy segura que si el gobierno permitiera aunque sea a las dos de la madrugada que cada día un líder de la oposición pueda hablar al pueblo, otro gallo cantaría.

"Por el momento, ellos (los opositores) ven muy reducidas sus posibilidades por ese control informativo. Por eso, si se me permitiera, como persona a quien le gusta dar opiniones, les recomendaría usar más internet para difundir su labor. Difundir una labor en la vida real, es claro la prioridad, pero internet puede ser una magnífica herramienta para llegar por un tercer camino a los propios cubanos. Conozco a casi toda la oposición en Cuba, conozco sus tendencias políticas, tengo muchos amigos en la oposición. Y de verdad, es loable cuando una persona decide tomar ese camino, es muy duro el costo personal.

"Sinceramente, me gustaría que esas agrupaciones políticas pudieran evolucionar hacia coaliciones más fuertes, que no estuvieran tan fragmentados, que no hubiera tantas rencillas -una buena parte de ellas motivadas por la propia labor de los órganos de inteligencia. Si no unidos, porque no se trata de una unión artificial que saltara las diferencias, sí me gustaría ver un panorama con más colaboración entre los diferentes partidos y grupos opositores".

Del presidente de Estados Unidos dijo entonces: "Me ha despertado esperanzas el mandato de Barack Obama. Pero lo que me entristece es que los cubanos hayamos puesto nuestras expectativas fuera de Cuba, no lo que podamos hacer nosotros mismos. Que estemos esperando que Obama firme un papel, para que eso impulse cambios al interior de la Isla es patético, muy dramático".

Hoy, Yoani Sánchez es una de las que más aplaude el acuerdo Obama-Castro del 17 de diciembre de 2014. Recientemente declaró que era "esperanzador el nuevo contexto de relacionamiento entre Estados Unidos y Cuba". Un contexto que no se ha producido porque Obama firmara un papel, si no después de dieciocho meses de negociaciones secretas en Canadá, entre representantes de la mayor democracia del mundo y una longeva dictadura caribeña.

En 2009, YS dijo estar cansada de tantas luces. Pero en estos seis años ha vivido por y para los flashes. En 2009 solo había realizado dos viajes al extranjero: un mes en Alemania (2000) y dos años en Suiza (2002-2004), pero ahora viaja más que un canciller latinoamericano. Hace seis años no lo parecía, pero resultó tener tanto ego y sed de protagonismo como Fidel Castro,

Nacida en 1975, este año la bloguera arriba a los 40, una edad donde el tiempo, el implacable, empieza a llenarte de canas, arrugas y patas de gallina, sobre todo a las mujeres de piel blanca.

Más agraciada no se va a volver, pero al menos pudiera atenuar un poco su ansia de destaque y tratar de ser más humilde y solidaria. En su país o en otros, ni por equivocación, se llega a barrios marginales ni se le ha visto conversando con gente pobre y discriminada. Lo de ella son los spots lights, salir en la prensa foránea, retratarse al lado de personajes, si son políticos, mejor.

En aquella larga conversación con Iván, YS se autodefinió como "una persona con mucha tendencia a la armonía", que siempre trata de proyectar concordia. Sin embargo, todas las cosas que ha creado o en las cuales se ha involucrado dentro de Cuba, han sido fuente de conflictos y divisiones. Y hasta se han producido altercados entre ella y opositores.

Todos los elogios hacia Yoani Sánchez proceden del exterior, de personas que la conocen a distancia y a quienes ella ha logrado encandilar y venderles humo. En La Habana, en las filas de la disidencia y el periodismo independiente, prefieren ignorarla.

Tania Quintero

Foto: Visita que en abril de 2013 Yoani Sánchez hizo a Esperanza Aguirre, presidenta del Partido Popular en Madrid. Según Aguirre, Yoani le transmitió "que la posición común europea de rechazo al gobierno tiránico de los hermanos Castro y de apoyo a los disidentes dentro de la isla es algo que no debe cambiar". Tomada de la web Populares de Madrid.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada