Google
 

jueves, 12 de mayo de 2016

Boom poblacional en Cárdenas


Fuera y dentro de Cuba se conocen el próspero balneario de Varadero y los pozos de petróleo en tierras de la zona. Pero apenas se sabe de Cárdenas, a 150 kilómetros al este de La Habana, donde están enclavadas todas esas riquezas.

Es el municipio cubano que más crece en población, un caso raro en una nación de 11,2 millones de habitantes, marcada por el acelerado envejecimiento, entre otras causas debido a las bajas tasas de natalidad y fuerte emigración hacia otros países.

En la última década, Cárdenas vive un aumento anual de 1,36 por ciento de su gente, en su mayoría por el flujo migratorio interno, lo que actualmente la convierte en una localidad casi tan poblada como Matanzas, la capital de la provincia del mismo nombre, y de la cual el municipio forma parte.

“La ciudad no estaba concebida para un crecimiento de manera abrupta, que ha rebosado todos los servicios de infraestructura”, explica Lázaro Vicente Suárez, vicepresidente del gobierno municipal.

Las autoridades calculan en 150 mil el número de habitantes y en 20 mil personas de paso en Cárdenas, un territorio llano de 577 kilómetros cuadrados, de los que más de 300 los ocupa la ciudad cabecera del mismo nombre.

Suárez explicó que los migrantes vienen de todas partes de la isla, atraídos por las oportunidades en los sectores de turismo, petróleo y construcción. Y también en el floreciente sector privado, que registra 12.300 trabajadores, la mayor cifra de la provincia. Los trabajadores estatales reciben salarios superiores a los 24 dólares mensuales.

Los nacidos y criados en Cárdenas opinan que la naturaleza bendijo a estas tierras por partida triple.

En el municipio se ubican los 22 kilómetros de playas de Varadero, conocidas en otras latitudes por sus aguas azules y arenas blancas y muy finas. En Varadero se edificó y se sigue ampliando, el mayor polo turístico de Cuba, que facturó 38 por ciento de los 2,700 millones de dólares obtenidos en 2014 por la industria del ocio.

Debajo de esas costas paradisíacas, pasa un rico yacimiento de petróleo, denominado Varadero 1.000, explotado a través de la perforación horizontal más larga hecha en el archipiélago cubano. Con 90 pozos, ese campo aportó 185 millones de barriles entre 1971 y 2014.

Cádenas, además, está rodeada de canteras de minerales, canteras que han nutrido las grandes construcciones llevadas a cabo durante los últimos veinte años y siguen posibilitando la expansión del polo turístico, situado a 10 kilómetros del centro de la ciudad.

Pero la llegada sostenida de nueva población hizo colapsar los servicios básicos de abasto de agua, recolección de desechos, tratamiento de aguas servidas, generación de electricidad y hasta de educación y salud. En la periferia de Cárdenas crecieron los asentamientos informales.

Si uno se aleja unos pocos kilómetros del centro urbano, llega al caserío La Cartonera, llamado así por estar cerca de una fábrica de cartones. Entre calles polvorientas se alzan 200 viviendas ilegales de paredes de canto y techos de hormigón armado en su mayoría, aunque unas pocas tienen cubiertas ligeras de metal o fibrocemento.




En tendederas colocadas en lo que será el portal de su casa, la camarera Yelenis Irán, de 32 años, cuelga sábanas blancas y ropa para secarlas al sol. “Somos naturales de Baire y ya toda la familia ya está aquí”, dice Yelenis, madre y trabajadora de un hotel en Varadero. “Todavía no tenemos propiedad de la vivienda. Ellos (las autoridades) una vez nos dijeron que hiciéramos los papeles. Hicimos algunos trámites, pero nunca más han vuelto”, indica la joven, para quien la falta de agua y deficiente recolección de basuras son los principales problemas.

“El objetivo del gobierno es legalizar los 21 asentamientos en esa situación, para poder ordenarlos de manera adecuada”, señala Ernesto Pérez, desde hace cuatro años presidente (alcalde) del gobierno municipal de Cárdenas. Pérez asegura que "no es política del Estado cubano que esas personas sean desalojadas”.

Las autoridades tienen registradas alrededor de 4,500 viviendas ilegales, aunque en los últimos tiempos, la administración actual logró entregar las propiedades y mejorar la situación de ocho comunidades sin papeles.

“La ciudad se caracteriza por sus calles muy rectas. Eso se ha perdido en las zonas donde las personas construyeron en forma ilegal. Hasta las autoridades han tenido que demoler construcciones en lugares totalmente inadecuados”, aclara la profesora Beatriz Lima. A su juicio, “Cárdenas de alguna manera se ha detenido para desarrollar a Varadero. Me parece que todos los esfuerzos han ido hacia allá”.

Las autoridades locales no tienen todas las herramientas en sus manos para terminar con esa situación. Integrantes del consejo de gobierno municipal explicaron a IPS que el Instituto de Planificación Física carece de una norma para legalizar los asentamientos irregulares, como la hubo en un pasado reciente. Y en la localidad dependen de la decisión centralizada de dicho Instituto.

Como Cárdenas, los 168 municipios subordinados a las 15 provincias cubanas, sufren limitaciones para desempeñar su gestión, por el burocratismo y los grandes problemas acumulados por la postergación durante décadas de los planes territoriales, en un país de sistema centralizado y estatatizado que las reformas iniciadas en 2008 pretenden cambiar.

Aunque calificadas de lentas e insuficientes por los especialistas, las transformaciones realizadas por el gobierno de Raúl Castro pueden contribuir al empoderamiento de las municipalidades y, sobre todo, en la creación de pequeños fondos propios derivados de los impuestos al sector privado.

“La idea del impuesto de uno por ciento es magnífica porque todo va al desarrollo local”, sostiene el alcalde Ernesto Pérez, en referencia al gravamen sobre los ingresos que desde 2015 todas las empresas, sociedades mercantiles y cooperativas pagan a las arcas municipales.

En 2015, Cárdenas recaudó 7,6 millones de pesos cubanos (316,600 dólares) y en 2016 estima ingresar ocho millones (333,300 dólares). Del dinero ingresado el año pasado, destinaron fondos para la construcción del nuevo acueducto, en fase de ejecución, que ya ha beneficiado a 25 mil personas, aunque todavía otras 30 mil esperan por agua corriente.

Según el alcalde, manejan alternativas para la montaña de asuntos pendientes, en un plan de ordenamiento territorial y una estrategia de desarrollo local. Entre otros, discuten un proyecto para construir el ansiado alcantarillado, con la cooperación alemana planean un sistema de clasificación, recolección y reciclaje de basuras y tienen previsto un vertedero municipal, cuatro nuevas subestaciones de generación eléctrica así como un complejo escolar.

Muchas de esas medidas han sido originadas por el bloom poblacional en el municipio de Cárdenas.

Ivet González
IPS, 19 de febrero de 2016.
La foto de Yelenis Irán fue realizada por Jorge Luis Baños/IPS.
Ver video del compositor cubanoamericano Jorge Luis Piloto interpretando su canción dedicada a Cárdenas, su ciudad natal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada