Google
 

miércoles, 4 de noviembre de 2015

La increíble oficina del arquitecto



A veces, algunas cosas suceden debido a la falta de perspectiva y de interés de las personas vinculadas a las diferentes tareas. O porque no existe responsabilidad de las entidades y organismos superiores.

La oficina del arquitecto del municipio de San Antonio de los Baños, a unos 35 kilómetros al suroeste de La Habana, es una oda a la chapucería y a la incompetencia. Pero sobre todo, a la falta de respeto hacia el público que allí tiene que concurrir. Es cierto que la perfección no existe, pero una cosa es la chapucería y otra bien distinta es la indolencia.

En esta sede estatal, ni siquiera hay un banco rústico en el cual las personas puedan sentarse a esperar. La construcción carece de ventanas y en el lugar donde se encuentra situada, al final de la Avenida 41, crecen la yerba y la maleza.

El local lo compone una sola habitación, incómoda, porque el espacio es muy pequeño. A esta oficina deben acudir los residentes en San Antonio de los Baños que necesiten solicitar servicios y trámites correspondientes al arquitecto de la comunidad, pues la única oficina que hay en todo el municipio para estos trámites.

Si se tiene en cuenta el número de habitantes de la localidad, alrededor de 50 mil, la oficina del arquitecto no posee un mínimo de condiciones básicas. Ni para quienes allí trabajan ni para el público. Sin contar que está ubicada en una zona alejada del centro del pueblo.

Pese su estrechez e incomodidad, la oficina del arquitecto es un lugar concurrido, debido al interminable burocratismo existente. Son interminables los trámites que tiene que realizar cualquier ciudadano para solucionar problemas vinculados con su vivienda.

San Antonio de los Baños pertenece a la provincia Artemisa y lo menos que debiera hacer el gobierno municipal y provincial, es procurar un local adecuado para las gestiones que la población se ve obligada a hacer con el arquitecto de su municipio.

Texto y foto: Misael Aguilar Hernández
Red Cubana de Comunicadores Comunitarios
29 de septiembre de 2015.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada