Google
 

lunes, 30 de noviembre de 2015

Bellita y su Jazz Tumbatá


La pianista, compositora, percusionista y cantante Lilia Expósito Pino, Bellita, una de las mujeres líderes del jazz cubano, dirige su propio cuarteto, con el que ha llegado a grandes circuitos del género en el mundo.

¿Cuánto tiempo lleva como mujer-jazz?

-Estoy en este bregar desde 1995 y en el 97 conformé mi agrupación. En un ensayo a finales de 1995, pasaron unos estadounidenses y vieron nuestro trabajo, les llamó la atención que algunos de nosotros ejecutábamos más de un instrumento a la vez, y quisieron grabarnos un disco. Digamos que ésa fue la génesis de Bellita y Jazz Tumbatá. Este disco resultó pre-nominado a los Grammy en 1997 y fue el despegue del grupo.

¿Y qué antecedió al jazz?

-Antes tocaba en agrupaciones importantes de la música cubana, como Manguaré y Mezcla, y las colaboraciones que siempre hemos estado haciendo los jazzistas con otros artistas, incluso de otros géneros.

¿Cuál es su formación académica como intérprete musical?

-Me gradué de Musicología en el Instituto Superior de Arte y el piano lo estudié hasta el nivel medio. Fui profesora de Solfeo y Armonía durante catorce años, pero siempre mantuve mi preferencia por la música popular, hasta que los propios alumnos me dijeron que dejara el magisterio y me fuera a tocar, a dedicarme a llevar mi carrera como instrumentista. Me considero una artista muy académica: la docencia me sirvió para lo que actualmente hago.

La historia del nombre del grupo, Jazz Tumbatá...

-Antes utilizábamos un set de tambores bata, lo que pasa es que hemos cambiado muchas veces de formato. Hoy día es diferente, contamos con un drum, y aquellos toques de batá están ahora sintetizados en ese drum. Hemos ido variando, los músicos del mundo del jazz siempre estamos cambiando las cosas.

¿Cómo identificar a Bellita y Jazz Tumbatá entre tantas bandas cubanas?

-Nosotros nos distinguimos además del multi-instrumentismo, por una sonoridad bastante peculiar, en la que están incluidos todos los rasgos del jazz contemporáneo, muy marcado por la música cubana. También poseemos algo, que lo hemos aprendido gracias a la interacción con artistas de otras partes del mundo, porque el Jazz en estos momentos está manifestándose de otra manera, visto como espectáculo.

-Yo uso micrófono inalámbrico por ejemplo, ya que me levanto del piano cuando canto e interactúo con el público. Trabajo mucho la escena, algo que resulta bien difícil, porque tienes que estar pendiente de lo que vas tocar e improvisar, de la correspondencia que siempre tiene que haber entre todos los músicos. El Jazz desde sus inicios ha sido muy llamativo, de pronto al devenir en género de concierto, se tornó más intimista, y ha perdido mucho público por eso.

-Ahora hay una tendencia a hacer más espectacular todo lo que se hace desde la escena. Es muy importante que las personas cuando te oigan sepan que grupo es el que toca, y sobre eso hay que trabajar mucho actualmente en la Isla.

Poseen una apreciable proyección internacional.

-Hemos tocado en muchos festivales de jazz, entre ellos el de Martinica 2009, donde coincidimos en el mismo espectáculo con el famoso bajista Marcus Miller; nosotros hicimos la primera parte y el cerró el programa.

-Uno siempre ve a las grandes figuras en videos, en este evento asistieron numerosos exponentes reconocidos del género, casi todos estadounidenses, y tuvimos la gran experiencia de confluir con todos ellos; de hecho, nos presentamos después de Johns Scofield con su trío, un guitarrista famosísimo. En octubre pasado tocamos en el Festival de Jazz de Bratislava. Tuvimos una acogida de la crítica fabulosa, pues en esa ocasión los menos conocidos éramos nosotros, y pusimos aquello caliente.

-Hace años ya estamos tocando en el circuito grande del jazz, hemos tenido suerte; recuerdo que llevando solo dos años como grupo, fuimos en el 1999 al Jazz Open de Stuttgart, en Alemania. Estuvimos en la noche del Latin Jazz en el primer set, y en la segunda parte estaban Chucho Valdés; en fin, participaron igualmente Bobby Mc Ferrin, Lionel Hampton muy viejito ya, quien por cierto, unos meses después falleció.

-No somos de los músicos más promocionados en Cuba, pero si estamos colocados en Internet, y tenemos la suerte que cuando estamos tocando muchas veces en Cuba, están viéndonos en el público organizadores de festivales internacionales, que nos esperan al terminar para invitarnos a sus eventos.

Cuba es fértil en pianistas populares...

-Sí, Cuba tiene muchos pianistas; la escuela, como acostumbro a decir, es dura. Todos tenemos una formación clásica, pero la mayoría estamos tocando música popular. A nuestro país vienen músicos de todos los géneros para permearse de nosotros, porque realmente la música cubana tiene muchas aristas.

¿Lo próximo en su agenda?

-En octubre fuimos invitados a presentarnos en la primera parte del concierto que Esperanza Spalding (http://esperanzaspalding.com/) hizo en Bratislava. Esta vez no lo hicimos como Bellita y Jazz Tumbatá, porque nos unimos a mi hija Glenda López y a su proyecto, ya que ella contrajo matrimonio y vive fuera de Cuba y se encuentra haciendo carrera en el extranjero.

Los productores de Bellita son Danton Sapo de Youtube, y Allan Roger Scott, letrista de varias estrellas internacionales como Celin Dion, Barbra Streissand; entonces nos integraremos a sus músicos europeos para apoyarla en su actuación. Luego de esto continuaremos en el Festival de Jazz en la Habana, que ya se hace tradicional cada mes de diciembre.

Helson Hernández

Havana Times, 14 de septiembre de 2015.

Video de un concierto en vivo de Bellita y su Jazz Tumbatá en 1999. Entonces tenía el pelo negro, ahora su look es muy distinto, como puede verse en este video con su hija Glenda, cuando en 2014 participaron en los días de jazz de Bratislava.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada