Google
 

miércoles, 26 de agosto de 2015

Recordando a Panchito Riset


Panchito Riset era su nombre artístico. Se llamaba Francisco Hilario Riser Rincón y nació en la barriada habanera de Atarés, el 21 de octubre de 1910. Desde niño cantaba acompañándose a la guitarra. Muy joven integró el grupo de sones Esmeralda, en el cual cantaba y tocaba la marímbula. En 1927 debutó en el cabaret Sans Souci de Marianao con el sexteto Cauto, dirigido por Mozo Borgellá.

En 1928 formó parte del Sexteto Habanero que se presentaba en la academia de bailes Havana Sport; más tarde cantó con el Quinteto Luna y los sextetos de Manuel Zaballa y Arca de Triunfo, de Chamaco Pérez. Con Marcelino Guerra Rapindey e Ismael Díaz formó el Trío Fantasma.

En 1933 ingresó en el Sexteto Caney, del tresero Fernando Storch que se presentaba en el céntrico cabaret habanero Edén Concert. Allí le propusieron marchar a Nueva York para ocupar la vacante dejada por Antonio Machín en la agrupación Antobal’s Cubans. Embarcó hacia Estados Unidos y debutó en el Madison Royal con la orquesta de Antobal, cuyo verdadero nombre era Eusebio Santiago Azpiazu (1890-1966).

Desde su llegada a Nueva York se vinculó a otros grupos de música latina, en especial con los músicos puertorriqueños. En la etiqueta de una de sus primeras grabaciones equivocaron la letra final de su apellido (Riset por Riser), y así quedó su nombre en lo sucesivo. Entre 1934 y 1936 participó como cantante en discos del grupo Victoria, de Rafael Hernández y del cuarteto de Pedro Flores, con el cual grabó la canción Sin bandera, de este último, una de sus interpretaciones que alcanzaron mayor aceptación en el público en esa etapa.

En algunos de estos registros fonográficos Riset cantó con el cubano Daniel Sánchez, segunda voz y guitarrista, quien había pertenecido a la orquesta de Don Aspiazu y luego integró el cuarteto Machín hasta 1935. Con la orquesta de Eliseo Grenet Riset se presentó en los cabarets Yumurí y La Conga, de Nueva York.

En 1936, con la orquesta de Antobal, Riset llevó al disco Say sí sí, de Ernesto Lecuona, que no es otra que la conga Para Vigo me voy. Actuó y grabó por esos años con las orquestas de los directores catalanes radicados en Estados Unidos. Enric Madriguera y Xavier Cugat, aunque la serie más importante de sus trabajos discográficos de esa época es la que realizó entre 1936 y 1937 como cantante principal del Cuarteto Caney, del cubano Fernando Storch (1904-2001).

Con este grupo Panchito dio a conocer en Nueva York un amplio repertorio de compositores cubanos como Ignacio Piñeiro (Boquita chiquita), Bienvenido Julián Gutiérrez (Claribel, Carmelina, Sin problema, Qué extraño es eso), Manuel Romero (Abandonada), Marcelino Guerra (Volví a querer, Buscando la melodía, Maleficio), Gonzalo Roig (Cincuenta pesos), Ñico Saquito (Cuidadito Compay gallo), Arsenio Rodríguez (Bruca Maniguá), Julio Brito (Flor de ausencia), Ignacio Villa (Si me pudieras querer), Miguel Matamoros (Alegre conga), Joseíto Fernández (La masacre), Graciano Gómez (Dale como é), Armando Valdespí (Pirulí), Arturo R. Ojea (Sencillez, Triste despertar) y Sergio de Karlo (Flores negras); además de piezas de otros compositores latinoamericanos de la época como Agustín Lara, Rafael Hernández, Lorenzo Barcelata y Mercedes Simone.

En 1937 debutó con su orquesta en el cabaret Trocadero, de Hollywood, en un espectáculo de Eleanor Powell. Luego fue contratado para una segunda temporada con Desi Arnaz y la bailarina Ann Miller. En 1938, en Nueva York se presentó en La Conga, con su orquesta -que adoptó el nombre de ese cabaret por razones comerciales- con la cual realizó ese año una serie de grabaciones para RCA Victor. Fue contratado para actuar en el cabaret Versalles y en teatro Hispano, entre otros escenarios de Nueva York donde era aclamado por el público de habla española.

Con la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial, Panchito Riset fue llamado a las filas del ejército norteamericano. Marchó a Europa donde tomó parte en varias batallas importantes. Fue nombrado asistente del cuerpo médico destacado en el frente y fue condecorado por sus servicios con tres medallas de bronce. En Gran Bretaña, entre otras muchas actuaciones que realizó durante la guerra, se presentó para los soldados en el Town Hall, de South Hampton.

En 1945, al término de la contienda, reapareció en el escenario del cabaré Versalles de Nueva York en el cual actuó por espacio de dieciocho años. Entre 1945 y 1948 realizó grabaciones a dúo con Marcelino Guerra Rapindey con los conjuntos Batamú y Cubanacán para la firma Coda. En esa década viajó a La Habana para cantar en la emisora Radio Cadena Suaritos con la orquesta dirigida por Obdulio Morales. Sin embargo, la mayor popularidad en su patria la logró a partir de los años 50.

En 1949, en Nueva York, hizo sus primeros discos con el conjunto del tresero puertorriqueño Luis 'Lija' Ortiz (el bolero Allí donde tú sabes, de Luis Marquetti y No te me caigas, negra, guaracha-mambo de Jesús Guerra). Con el conjunto de Ortiz inició una de las más brillantes etapas de su carrera; sus grabaciones se difundieron por toda América Latina y se convirtió en un auténtico ídolo de las victrolas automáticas o velloneras. Aunque hasta ese momento su repertorio estaba integrado fundamentalmente por números movidos –sones, guarachas, rumbas y congas–, Riset se convirtió, a través de las numerosas grabaciones que realizó a partir de entonces, en un intérprete del bolero.

Su estilo estaba fuertemente marcado por el ritmo vivo del son, a lo cual se sumaba el timbre peculiar de su voz y la utilización que hacía del vibrato, usual entre los cantantes de sextetos y septetos soneros de las décadas de 1920 y 1930. Alguna vez comentó que su modelo para cantar había sido José 'Cheo' Jiménez, del legendario Sexteto Habanero.

Con el conjunto de 'Lija' Ortiz firmó un contrato de exclusividad para la discográfica Ansonia para la cual realizó numerosas grabaciones en los años 50, luego recogidas en discos de larga duración y más tarde, en disco compacto. Entre los grandes éxitos de ese período estuvo El cuartico, de Mundito Medida; Te odio y te quiero, de Alesio-Yiso; Qué noche aquella, de Augusto Tariche; Contéstame, de Arsenio Rodríguez; Qué extraño es eso, de Bienvenido Julián Gutiérrez y Blancas azucenas, de Pedro Flores. Llevó al ambiente de bolero-son conocidos tangos como Niebla del riachuelo, Arrepentida y Cristal.

Panchito Riset viajó por varios países del área del Caribe. En Nueva York mantuvo una actividad incesante en centros nocturnos, teatros, radio y más tarde, en televisión. Realizó grabaciones con el conjunto de René Martínez y con René Hernández y su orquesta. En las décadas de 1960 y 1970 grabó discos de larga duración con las agrupaciones de Alfredo Munar, Mario Hernández y Ramón E. Aracena. Volvió a grabar algunos de sus viejos éxitos con nuevas instrumentaciones, algunas con orquesta de cuerdas. El ritmo de sus interpretaciones fue haciéndose más lento, pero conservó su timbre y rasgos del estilo que lo había hecho famoso.

En 1981 una agresiva diabetes provocó que le amputaran las dos piernas. Continuó cantando desde su silla de ruedas y realizó nuevos discos, entre ellos, uno de larga duración con la orquesta de Joe Blanco (1985). Falleció en Nueva York, el 9 de agosto 1988.

Tomado de EnCaribe, enciclopedia de historia y cultura.

Leer también: Biografía de Panchito Riset. Y escuchar cinco de sus más conocidas canciones: Te odio y te quiero, Blancas azucenas, Allí, De cigarro en cigarro y Pedacito de papel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada