Google
 

sábado, 25 de julio de 2015

Ante ustedes, Gilberto Ante


Cuando el pasado mes de junio publiqué una serie de tres posts bajo el título Gilberto Ante, un fotógrafo olvidado, no pude poner fotos de Gilberto porque no encontré ninguna en internet. Pero ahora su hijo Antonio ha tenido la amabilidad de enviarme seis imágenes de su padre.

Para encabezar el post, escogí una con una expresión y una mirada muy 'gilbertiana'. Tendría 30 y tantos años y al parecer se encontraba en un acto y, por el micrófono, iba a decir unas palabras.



Desde el balcón de un hotel en Argel, probablemente en 1963. Igual que los buenos soldados, que nunca se separan de su arma, Gilberto Ante siempre andaba con la cámara colgada al lado.

Pero al Gilberto que yo recuerdo, de cuando trabajé con él en Bohemia, es el que aparece en las dos fotos a continuación. La primera, de 1984, junto a su hijo Antonio (izquierda) y otro militar en Angola. A la nación africana Ante viajó como fotorreportero, estuvo en los lugares más peligrosos y se enfermó de malaria.



La segunda, abrazando a Carlos Rafael Rodríguez. De profesión economista y con una larga historia política, Carlos Rafael como Gilberto Ante y tantos otros, hoy se dan cita en el museo de cera de los grandes olvidados de la revolución cubana.



Me cuenta Antonio que esa foto de su padre al lado de Fidel Castro es del día de la boda de Ernesta, la cocinera que en los años 60 tenía Castro (por el nombre, debe haber sido negra o campesina). Gilberto es el de la izquierda, y si no me equivoco, el joven de la derecha es Lázaro Barredo Medina, que entonces se iniciaba en el periodismo. Posteriormente, Lazarito, como le decían, se convirtió en uno de los 'talibanes' del régimen y durante casi ocho años, de 2005 a 2013, fue director del periódico Granma.



Para el final he dejado la foto de Gilberto Ante con Joseíto Fernández (La Habana 1908-1979) y un gran familión, que no sé si eran parientes del músico, del fotógrafo o de los dos.



Aunque Gilberto era manzanillero, estoy segura que la versión de La Guantanamera por Joseíto Fernández era su preferida. Con ella me despido:



Tania Quintero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada