Google
 

lunes, 2 de marzo de 2015

Un "sobrino" llamado Canek (I)



El jueves 22 de enero, por Diario de Cuba, me enteré que Canek Sánchez Guevara había fallecido en México. Enseguida escribí una nota, que primero salió en Diario las Américas y después en este blog, donde también pueden leer la entrevista vía email que en 2005 le hice a Canek. En una primera versión la titulé "Me aburre ser nieto del Che", pero en la segunda versión, publicada en 2007, preferi titularla Adoro el anonimato. También ¿Quién soy?, autobiografía donde Canek dice cosas que nunca había dicho.

Según un despacho de AFP desde México DF, Canek falleció el martes 20 de enero, en un hospital de la capital mexicana, durante una operación quirúrgica de emergencia luego que le fuera detectada una infección en el corazón. Fue velado en una funeraria al sur del Distrito Federal e incinerado el miércoles 21 de enero.

La noticia de su muerte se da cuando su casa editorial ultimaba su primer libro, en el que a manera de diario, Canek narraba sus experiencias y reflexiones tras varios años recorriendo Centroamérica.

“Ayer recibimos un mazazo en la cabeza, de los fuertes, de los que duelen sobre todo en el alma: nuestro amigo Canek Sánchez Guevara ha muerto”, dijo a la AFP vía electrónica Víctor Saénz-Díez Muro, uno de los editores de Pepitas de Calabaza, con sede en La Rioja, España. “Nuestra editorial tiene el perfil que le gustaba a Canek, heterodoxa, ecléctica, con una fuerte carga de crítica política y social y un talante antiautoritario”, añadió Sáenz-Díez Muro, quien adelantó que el libro será publicado.

Irreverente, Canek se convirtió en un crítico de la revolución cubana y abandonó su país natal en 1996. Durante los últimos años vivió de manera intercalada en Francia, Italia, España y México.

A partir de hoy y hasta el lunes 16 de marzo, publicaré varios de los muchos emails que entre enero de 2005 y mayo de 2007 Canek y yo intercambiamos. Los posts restantes, hasta el 27 de marzo, también tendrán como centro a un trotamundos que adoraba el anonimato y detestaba el cartelito de 'nieto del Che' que siempre le colgaron.

Más de una vez, Canek me llamó "tía", "tía Tania", "tía combativa" o "tía acelerada", lo cual se lo agradecí: al ser hija única, no tuve hermanos ni sobrinos. Estos doce posts son mi homenaje a un 'sobrino' que se fue demasiado pronto.

Tania Quintero

Oaxaca, martes 18 de enero de 2005

Estimada Tania:

Leí con tremendo gusto (y no pocos recuerdos de una etapa en nuestra vida) tu sincerísima carta. Por mi parte, siempre he pensado que para mí, lo mejor es tener la cabeza en las nubes y los pies en la tierra: me parece más sensato, o cuando menos, más coherente conmigo mismo. Por lo pronto, te envío el ya mencionado texto de Proceso, para que tengamos algo más que discutir, y envío también un pequeño cuento centrohabanero (espero lo disfrutes). Por supuesto, seguimos en contacto. Recibe mis más sinceros saludos, y un abrazo transatlántico desde México... canek

Nota.- El texto de Proceso es una carta que en 2004 Canek le hizo a Homero Campa, director de la revista Proceso. El cuento, inédito, se titula La espiral de Guacarnaco, fue escrito el 17 de diciembre de 2004, y lo podrán leer en este blog el viernes 27 de marzo.

Oaxaca, martes 8 de marzo de 2005 (carta a un joven suizo que Canek conoció a través de mí)

Estimado Alex

(y querida Tania)

Como a ti (como a ustedes) a mí tampoco me gustan las discusiones "ideológicas", es decir, las discusiones de signo "único". Siempre me he considerado un antropólogo de la vida cotidiana (y a veces de la noche, he de admitirlo), más que un ideólogo o un sociólogo. Quiero decir que me apasionan más las discusiones sobre el presente que sobre el futuro, por ejemplo, me interesa más la humanidad que "el pueblo", y por supuesto me siento más individuo que mercancía o "compañero".

Si en el texto de Proceso adopté un tono específicamente ideológico, fue para poner en evidencia la "fragilidad" de las ideas absolutas. Al igual que tú, estimado Alex (es increible cómo la palabra puede acercar a dos perfectos desconocidos) pienso que Marx era un pésimo sicólogo, pero yo no decía que la revolución cubana debía ser criticada únicamente desde la ideología, sino que la ideología que sustenta a la revolución debe ser analizada y criticada desde la idea que el propio Marx tenía de la futura (e improbable, concuerdo) sociedad comunista.

Por supuesto, mi opinión del "marxismo, leninismo, socialismo y otros ismos" es igual de escéptica, pero considero fundamental destruir la idea de que "eso" (los sistemas de Europa del Este, Cuba, Nicaragua y algunas naciones de Asia) sea comunismo. Lo que quería poner en evidencia, insisto, son las contradicciones entre el discurso que sustenta a la "revolución" y el accionar real del Estado autoritario en que devino la revolución, y sobre todo, las contradicciones de la propia izquierda latinoamericana. Recuerda, estimado Alex (querida Tania), que dicho artículo fue escrito para la izquierda mexicana, aún fascinada por los dictadores "revolucionarios".

No soy de los que creen que si la idea no se adapta a la realidad, pues peor para la realidad; no, de ninguna manera. Por supuesto, de Marx aprendí el análisis de lo que el capitalismo es, pero yo no le endilgo un carácter negativo, tan sólo repetía las palabras marxianas porque me parecieron pertinentes en el artículo en cuestión: primero, porque Cuba es un estado capitalista (y no comunista), y segundo, porque si las aspiraciones de la "revolución cubana" tienen alguna relación con las ideas sociales de Marx, entonces han errado el camino... de hecho, ya se perdieron del todo.

El problema de ser un autómata en la sociedad no es propio del capitalismo, es -como bien dices- un asunto de conciencia, un problema individual. Mas ¿qué es el individuo sino una partícula social? Quiero decir que la sociedad moldea al individuo justo en la misma medida en el el individuo incide en la sociedad que lo rodea. En ese artículo aclaré (lo aclaré para quienes no me conocen, huelga decir) que yo no soy un marxista, sino que me apropié del discurso marxista para criticar una "revolución marxista".

Pero yo no me identifico plenamente con ningún ismo, creo que la libertad es, precisamente, la ausencia de ismos determinantes; la ausencia de ideas unívocas que dicten el accionar del individuo y de la sociedad en conjunto. Si tuviera que endilgarme un adjetivo ideológico, diría que soy cismático, escéptico o, en el mejor de los casos, simplemente ecléctico. Si algo detesto también, es la visión en blanco y negro de la realidad -que no es propia o exclusiva del marxismo, he de agregar. No estoy en contra del mercado; sí en contra de la dictadura de éste. Tampoco estoy en contra del estado; estoy en contra de su autoritarismo. En esencia, y como siempre digo, navego entre las contradicciones. Y la verdad, me encanta hacerlo...

Si algo no me gusta del término "humanista" es que pretende excluir de sí todo la mierda del ser humano, quedándose sólo con lo civilizatorio de éste. No estoy de acuerdo con eso de que los humanos no nos merecemos el humanismo, más bien pienso que el humanismo tampoco nos representa del todo. Somos humanos, sí, pero no siempre humanistas (tampoco tendríamos por qué serlo -y eso lo escribió el mamífero que aún soy).

Bueno, sirva esto para iniciar una fructífera discusión (¿qué sería de nosotros sin ella?), y les adelanto a ambos que dentro de un par de meses iré a Europa por asuntos tanto personales como laborales. Espero podamos reunirnos algún día. Abrazos a ambos. Sigamos discutiendo.

posdata 1: Alex, quizá tu español no sea perfecto pero tus ideas son claras y precisas. Por lo demás, tu español es muchísimo más limpio que mi inglés, así que sigamos en espanich. Un gran abrazo...

posdata 2: Querida Tania: créeme, me divierto muchísimo con tu servicio de correo taniapress, dedicado a poner en evidencia los dislates y el ridículo en que caen algunos de nuestros compatriotas. Si nada respondo es porque no sé qué agregar, ya todo está dicho. Un abrazo, mi tía combativa... canek

Oaxaca, martes 8 de marzo de 2005

Querida Tania:

No tengo absolutamente nada que disculpar, lo que publico lo hago, precisamente, para que sea público, no privado (¿recuerdas las tediosas disertaciones sobre la propiedad pública y la privada?, bien, pues me tienen sin cuidado). Por supuesto, puedes reenviar lo que quieras a quien quieras. Por otra parte, las ideas de este joven suizo tampoco me resultan ajenas, antes bien, me agradan, me parecen inteligentísimas (perdón por el adjetivo taaaan adjetivo) y no sólo eso, sino que me resultan muy cercanas.

Por cierto, me reí mucho con la nota sobre el tipo ese de Orishas (el grupo no es malo; las letras son un verdadero desperdicio de palabras, teniendo en cuenta que el hip hop se caracteriza por su fuerte crítica social, como el punk). Como bien sabes, soy un tipo pobre según todos los estandares económicos de la sociedad en la que vivo; mas no vivo en la pobreza. Mi vida es rica en amistades fructíferas (como la tuya, lo digo sin halago); es rica en conocimiento, y es "riquísima" en la vida misma. Pero si desprecio de antemano toda retórica del pobrismo, la aborrezco aún más cuando ésta proviene de un rico... digo, es el colmo de la hipocresía.

En fin, tía Tania, a principios de mayo pienso ir a Europa y estaré por allá unos cuantos meses y me gustaría mucho que nos viéramos. Voy a estar en el sur de Francia (digamos que ahí estará mi centro de operaciones), pero debo, por distintos motivos, visitar varios países, así que podría visitarte en Suiza, si me lo permites.

Por lo pronto, seguimos en contacto a través de este medio.

Recibe un saludo caluroso desde el trópico mexicano... canek

Foto: Tomada de Canek y el corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada