Google
 

miércoles, 19 de febrero de 2014

Benny Moré: sus últimos días (y sus mujeres)


Benny Moré nació en Santa Isabel de las Lajas el 24 de agosto de 1919 y falleció el 19 de febrero de 1963 en La Habana. En la prensa cubana le hicieron muy pocas entrevistas, indolencias de la época. La última entrevista se la hizo el periodista Santiago Cardosa Arias y fue publicada con motivo de la celebración, en 1963, del Festival Papel y Tinta del periódico Revolución, frente al Capitolio.

Me contaba Santiago: "Aquel 3 de enero andábamos todos en el ajetreo de organizar el Festival. Todos, incluyendo a Benny, que hizo siempre de nuestra fiesta de aniversario la fiesta suya, esperábamos ansiosamente la fecha. Y aquella tarde en su hogar del Caballo Blanco, reparto La Cumbre, nos recibió el artista lajero. Nos invitó a pasar al patio, al fondo observamos la cría de animales que atendía con celo y a los cuales les ponía nombres de artistas famosos como Celeste Mendoza y Juana Bacallao.

"Esos bichos están alimentados con lo que traigo en el 'pupú' (señalando para su Cadillac azul). Recuerdo que me dijo: 'Pon ahí que Obras Públicas prepare los hierros; le vamos a dejar cantidad de baches en el Parque Central, donde vamos a tocar.

"El Benny vivía en su 'chocita' de una manera muy natural. Quiso reproducir allí su infancia, cuando sembraba viandas en el patio de su casa. Gustaba de hacer comidas muy típicas: rabo encendido, con mucho picante y cerdo asado en púa, invento africano. Algunas veces del campo le traían jutía, que asaba con trocitos de caña. Tenía una especial predilección por el arroz frito (invento cubano de chinos venidos de Cantón). No era amante de la cerveza, prefería el ron Peralta. Tomaba mucho café y fumaba. En la casa andaba sin camisa y se acostaba en el suelo, desde donde dictaba algunos arreglos musicales. Una costumbre guajira, buscando el frescor del piso en tiempos de calor.

"Poco a poco comenzaron a llegar algunos de los músicos de la 'tribu', como le decía a su Banda Gigante. El delegado Castellanos le hablaba de otro contrato fantasma. '¿Dónde está el contrato? Yo no firmé nada. Esta es la 'bolá', mi socio, se ponen a decir que el Benny irá, y soy el último en enterarme. Después viene la 'moña', dicen que uno es informal y no cumple. No, no, no va mi socio. Yo no engaño a mi público, ésa es mi gente".

Cardosa observó cómo Benny dejaba pasar por alto un homenaje a su figura, el cantante tenía un compromiso con la casa de su mamá en Santa Isabel de las Lajas. "El lunes me voy para Lajas, a ver cómo anda la casita. Tengo que llevar unos ladrillos que le faltan". Desde niño, le había prometido a su madre regalarle una casa cuando fuera famoso. Ella nunca le creyó, pensaba que eran cosas de muchacho.

Al despedirse de los periodistas de Revolución, Benny Moré volvió a pronosticarles el éxito del Festival frente al Capitolio. "No hay cráneo, mis hermanos, eso está querido". Después, en el auto, los periodistas comentaban la sencillez en que vivía el artista más famoso de Cuba. "Ha ganado miles de miles y siempre está haciendo favores, ayudando a los pobres. Ésa fue la imagen que nos llevamos de él. Nunca pensé que sería la última entrevista que se le haría", termina diciendo Santiago Cardosa Arias.

Al Benny solamente le quedaban 40 días de vida. Padecía de una dolencia hepática que le obligaba a inyectarse constantemente, ya no le cabían inyecciones en las nalgas. Leo Brouwer considera que el cantor se marchitó físicamente, pero su voz se mantuvo con mucha fuerza.

Su última presentación ocurrió el 17 de febrero de 1963, en Palmira, Cienfuegos, a unos kilómetros de Santa Isabel de las Lajas, su pueblo natal. Una presentación llena de leyendas. Se cuenta que tuvo la ruptura de una várice encefálica, consecuencia de la cirrosis hepática que arrastraba desde antes de partir hacia México en 1945. En esas condiciones, después de vomitar sangre, subió al escenario y cantó como nunca. El doctor Luis Ruiz recordaba que antes de esa actuación, Benny se llegó hasta Santa Isabel de las Lajas, para encontrarse con su madre y sus familiares y conocer sobre la construcción de la casa, que personalmente estaba atendiendo.

Según el doctor Amín E. Naser, "durante su viaje a Lajas tuvo un vómito de sangre. Llega a Lajas y desde el mediodía del sábado 16 hasta el atardecer permaneció acostado y volvió a vomitar sangre. A pesar de sentirse muy mal, viajó a Palmira. Yo llegué en el intermedio de la última tanda y el delegado Israel Castellanos (Muela) me dice que Benny no se sentía bien, que se encontraba acostado en el automóvil. Fui a verlo y me dijo que se sentía muy decaído. Transcurre un breve tiempo y acude nuevamente al escenario. Canta Dolor y perdón, Maracaibo y Qué bueno baila usted. Las interpretaciones fueron magistrales.

"Considero que desde el primer momento que el Benny vomita sangre, debió ir a algún hospital cercano en Cienfuegos y recibir una atención médica urgente con tranfusiones de sangre. Tardaron demasiado en atenderlo en un hospital con todas las posibilidades. Se desgastó mucho en su última actuación, pero quiso quedar bien con su público. Murió dándolo todo. Pocos casos se conocen de un artista que haya entregado tanto por su pueblo".

De Palmira regresó urgentemente a La Habana. Benny no quería ingresar en ningún hospital, quería estar en su casa con sus hijos y allí esperar la muerte. El domingo 17 mejoró algo, pero al amanecer del lunes 19 de febrero vuelve a ponerse mal y su médico decide ingresarlo. Benny le dice: "Mi hermano, me cogió la rueda". Lo montaron en una ambulancia rumbo al Instituto Nacional de Cirugía, antiguo Hospital de Emergencias, en la avenida Carlos III casi esquina a Infanta.

Llegó en estado de coma, aparecieron complicaciones pulmonares y renales. Su respiración se dificultó y su presión arterial comenzó a bajar. Mantiene fiebre de 39 y no aparecen defensas a los tratamientos implantados. Su estado era muy grave. En esos días, en La Habana se celebraba el I Congreso Médico Internacional, y al propagarse la noticia de la gravedad del Benny, se personó el doctor Machado Ventura, quien con otros galenos nacionales y extranjeros participó en una junta médica.

A las 9 y 15 de la noche del martes 19 de febrero de 1963 falleció el Bárbaro del Ritmo. La noticia estremeció el mundo musical hasta sus cimentos. Pepe Olmo, cantante de la Orquesta Aragón, dijo que había terminado una era musical: "Después vino otra, pero esta era finalizó con Benny Moré".

Rafael Lam
Salsa Power
Sobre las mujeres de Benny Moré:
En sus 43 años de vida, el Benny, como la mayoría de los músicos, tuvo infinidad de romances. En You Tube se localiza una entrevista a una señora que se considera su viuda oficial. En otro sitio aparece una foto de la boda del Benny con una joven cubana. Y en foros de internautas se dice que esta joven era prima suya. Rafael Lam aclara algunas dudas en ¿Dónde vivió Benny Moré?, publicado por Rafael Lam en Cubarte el 8 de agosto de 2009:
Por "Benny tuvo tres esposas y siete hijos. Las esposas fueron: Juana Bocanegra Durán, mexicana; Noraida Rodríguez Scull, cubana, bailarina, le llamaban La Satélite, reside en Venezuela con dos de sus hijos. Uno de ellos, Bebo, era cantante y falleció en Venezuela el 22 de marzo de 2007. La tercera fue Iraida Castillo Rosell y el 15 de noviembre de 1999 murió en Miami. En México tuvo una hija con la criada de la casa de Juana Bocanegra. Le puso el nombre de su madre, Virginia, y reside en Monterrey. La última hija se llama Hilda Moré Ponce y actualmente vive en la casa que fuera propiedad del Benny, en el reparto La Cumbre".

2 comentarios:

  1. Lo vi en emergencia cuando ingreso parecia un anciano in hombre viejo para los 50 y tantos anos que tenia.

    ResponderEliminar