Google
 

viernes, 22 de febrero de 2013

Recordando a Orlando Vallejo


De Orlando Vallejo, uno de los más grandes boleristas cubanos, apenas se encuentran datos en internet: la mala suerte que le acompañó en vida, ha continuado después de su muerte. Vino al mundo en Arroyo Naranjo, municipio habanero donde la mayoría de sus habitantes eran -y todavía son- personas de bajos recursos. En los sitios consultados coinciden que nació un 30 de abril, pero no en el año: 1918, 1919 o 1920. Lo que sí parece cierto es el lugar y fecha de su deceso: Miami, 20 de enero de 1981. En Cuba probablemente también hubiera muerto pobre y olvidado, como otros músicos, cantantes, compositores y artistas fallecidos en la isla en los últimos 54 años.

Vallejo se educó en Santiago de Las Vegas, donde “comenzó a cantar tangos en el teatro popular y como vocalista de la orquesta Ritmo Alegre”, asegura en su libro Helio Orovio. Trabajó después en agrupaciones como el Sexteto Progreso y en diversas orquestas: Paulín, Quintana Melody Boys, la de René Touzet, la de Bebo Valdés, Sonora Matancera, Aragón y América, entre otras. Igualmente, en el Trío de Senén Suárez , el Cuarteto Becker (su fundador, Remberto Becker, falleció en La Habana en enero de 2012, a los 101 años) y los Conjuntos de Yoyo Casteleiro, Kuvavana de Alberto Ruiz, los Guaracheros de Oriente, de Ñico Saquito, y el Conjunto de Luis Santi, de donde sale para establecerse como solista a solicitud de Ramón Sabat, propietario de la discográfica Panart.

En 1951, Vallejo es llamado por Roberto Espí, cantante y director del Conjunto Casino, para cubrir la plaza dejada por el guitarrista y compositor Agustín Ribot. Pese a la resistencia de Sabat, dueño de la Panart, negado totalmente a que Vallejo grabara con el Conjunto Casino, los boleros Cielo y sol, de Juan Pablo Miranda, y Tú dudas de mí, de Aguirre Pinto, se convirtieron en éxitos nacionales. Durante sus presentaciones en Radio Progreso, en varias ocasiones Vallejo cantó con la Orquesta Aragón, los arreglos eran del flautista Richard Egües. De aquella etapa es El madrugador, de Joseíto Fernández y José Ramón Sánchez, y Amor ciego.

Orlando Vallejo era de baja estatua y siempre fue delgado. No destacaba por su físico, pero fue uno de los cantantes más afinados y con una excelente dicción. Sus presentaciones eran muy aclamadas y atraían a mucho público, tanto en cabarets y clubes nocturnos, como en programas de radio y televisión. A pesar de la limitada potencia de su voz, sus cualidades vocales y su amplia musicalidad, le permitían a Vallejo emitir agudos prácticamente irrepetibles.

A partir de 1953, Orlando Vallejo inicia una vertiginosa carrera como solista, graba decenas de discos, casi todos de boleros y guajiras que alcanzaron una inusitada popularidad. En 1965 emigra a Miami, pero a pesar de la fama que había alcanzado en Cuba, no logró el éxito de otros cantantes que se radicaron en Estados Unidos. En una entrevista a Jorge 'Papito' Serguera, publicada en el libro John Lennon en La Habana, de Ernesto Juan Castellanos (Ediciones Unión, 2005), el primer presidente del ICR dijo:

"Se estableció la práctica -porque no fue una directiva o una resolución gubernamental- de que si un cantante se iba del país lo prohibían en la radio. Por eso, antes que los Beatles, los primeros prohibidos fueron grandes cantantes cubanos como Orlando Vallejo, Celia Cruz y Olga Guillot. Pero no solamente pasó con cantantes, también con arreglistas formidables, que cuando se iban del país inmediatamente prohibían todas las canciones con arreglos suyos".

Entre otros números de Orlando Vallejo, en You Tube se localizan Desconfianza, Consentida y Maldito de mí, con la Sonora Matancera. La versión que no me acaba de convencer es Alma con alma, de Vallejo con la Orquesta Riverside. Me parece que es un error y se trata de Tito Gómez, también acompañado por la Riverside. Alma con alma es una de las canciones más conocidas de Juanito Márquez, guitarrista, compositor y arreglista nacido en Holguín en 1929. Luego de vivir varios años en Madrid, Márquez se trasladó a Estados Unidos, donde hace arreglos a cantantes famosos.

De los otros videos subidos a You Tube, recomiendo la grabación en vivo de un programa Show del Mediodía, de 1951, con el Conjunto Casino, donde Roberto Espí y Orlando Vallejo cantan Güempa, mambo de Bebo Valdés. Al principio, se ve a Germán Pinelli pasando delante de la cámara, poniéndose el saco del traje. Apenas un año antes en Cuba se había inaugurado la televisión. Igualmente recomiendo el bolero Tu dudas de mí, donde además de escuchar a Vallejo con el Conjunto Casino, pueden leer una valiosa información aportada por René Espí.

Me despido con Vallejo 1, video que trae dos números que en su momento fueron muy populares: Un amigo mío, de Murillo Rivas Naranjo, y Que murmuren, de Rubén Fuentes y Rafael Cárdenas.


Tania Quintero

5 comentarios:

  1. Vallejo nunca cantó ni grabó "Alma con alma". Es Tito Gómez quien primero la cantó y después Elena Burke. La confusión se debe a que Puchito editó un LP de la Riverside en el que venían 2 grabaciones de Tito Gómez (Alma con alma y Pensamiento) y 2 grabaciones de Vallejo (Novia mía y Tiernamente) ambos como solistas.

    ResponderEliminar
  2. Vallejo nunca cantó ni grabó "Alma con alma". Es Tito Gómez quien primero la cantó y después Elena Burke. La confusión se debe a que Puchito editó un LP de la Riverside en el que venían 2 grabaciones de Tito Gómez (Alma con alma y Pensamiento) y 2 grabaciones de Vallejo (Novia mía y Tiernamente) ambos como solistas.

    ResponderEliminar
  3. Elio, gracias por su aclaración. Saludos, Tania

    ResponderEliminar
  4. me dijo rosendo rossell que murió a los 4 meses de llegar a miami en 1964 o 65, incluso que le iban a hacer un homenaje y se negó a asistir por lo mal que se sentí de salud, tenía tuberculosis, esos datos son de un sitio que no pone una llamado ecured y es del castrismo, ubican a eladio secades muriendo en venezuela en vez de new jersey en 1976

    ResponderEliminar
  5. A Vallejo le decían Chicho hasta presentándolo por radio

    ResponderEliminar