Google
 

sábado, 7 de mayo de 2011

Recordando la Revista De Cuba

Cuando a principios de enero de 2011, en un discurso pronunciado en la residencia del embajador de los Países Bajos en La Habana leí que blogueros contestatarios iban a lanzar un periódico, a la mente me vino la revista De Cuba, que aunque sólo se editaron tres números, fue la primera y última vez que un grupo de periodistas independientes cubanos se atrevieron a realizar una publicación en papel, para circular y ser leída por lectores dentro de la isla. No una revista impresa en el exterior e introducida en el país, como hasta la fecha ha venido ocurriendo.

Pero no, según rumores, el de los blogueros será un diario online. Uno más, de los muchos que fuera de Cuba hacen exiliados, más o menos profesionales y con un amplio abanico de contenidos y tendencias. Tal vez sus impulsores estén pensando cuando el gobierno autorice a la gente a tener internet en sus casas: aunque será limitado y controlado, siempre cabe la posibilidad de que el candado de la censura pueda ser violado.

Volviendo a la Revista De Cuba, órgano de la Sociedad de Periodistas Manuel Márquez Sterling. En diciembre de 2002 vio la luz el primer número. El director era Ricardo González Alfonso y el asesor Raúl Rivero. El consejo editorial lo formaban Luis Cino, Claudia Márquez y Tania Quintero. Coordinación: Álida Viso Bello. Fotografía: Omar Rodríguez Saludes. Diseño: Tony Arroyo y Dalia Lemes. Constaba de 52 páginas y, entre otros, aparecieron trabajos de Ricardo, Claudia, Cino, Tania, Omar, Jorge Olivera, Martha Beatriz Roque, Vladimiro Roca, Marvin Hernández, Miriam Leyva, Oscar Espinosa Chepe, Iván García, José Prats Sariol y Wilfredo Vallín, La redacción quedaba en la casa de Ricardo, en la Calle 86 No. 719 entre Séptima y Novena,  Playa, La Habana.

El número 2 salió en febrero de 2003, constaba de 64 páginas y apenas circuló: casi todos los ejemplares fueron confiscados por la Seguridad del Estado durante el operativo que le hicieron a Ricardo en su domicilio, el 18 de marzo de 2003. La publicación de esa revista sería tenida en cuenta a la hora de condenar a Ricardo y Raúl Rivero, en un juicio circense celebrado el 4 de abril de 2003 en el Tribunal Municipal de 10 de Octubre, en Carmen y Juan Delgado, Víbora, La Habana.

En la portada, en la parte inferior a la derecha, un cintillo amarillo anunciaba: A debate Proyecto Varela. Los realizadores eran los mismos del primer número. Entre los autores, Raúl Rivero, Iria González Rodiles, José Gabriel Ramón Castillo, Luis Aguilar León, Adela Soto, Manuel Cuesta Morúa, Osvaldo Alfonso, Héctor Palacios, Juan F. Pulido y de nuevo, Ricardo, Miriam, Cino, Tania, Iván, Omar y Vallín.

Un tercer y último número, emergente, saldría en septiembre de 2003, cuando 75 disidentes llevaban varios meses en prisión. La idea fue de Claudia Márquez Linares, periodista independiente y dama de blanco, hoy exiliada en Puerto Rico. Para la arriesgada labor, contó con la colaboración de Vladimiro Roca, con Iván y conmigo, entre otros. El 29 de octubre, Claudia fue detenida e interrogada por oficiales de la Seguridad del Estado quienes la amenazaron con quitarle la custodia de su hijo de 6 años, cuyo padre, Osvaldo Alfonso, también había sido detenido y juzgado en abril de 2003.

En los créditos de la revista se mantuvo a Ricardo, Raúl y Omar, aclarando entre paréntesis que estaban en prisión. En el consejo de redacción, Claudia y yo (no pudimos localizar a Luis Cino). La coordinación fue de América Rodríguez (Álida Viso Bello, Miriam Leyva e Iria González Rodiles consideraban que era una locura y una provocación hacer ese número, y no sé si fue una de ellas u otra persona, la que dijo que detrás estaba "la mano del G-2"). Al estar Ricardo en la cárcel, la dirección de la redacción esta vez fue la vivienda de Claudia, en Vista Hermosa 608, 5to piso, apto. K, entre Concepción y Santa Ana, Cerro, La Habana.

En el sumario, entre otros, aparecieron textos y testimonios de Raúl Rivero, Víctor Rolando Arroyo, Miriam Leyva, Elsa Morejón, Sayli Navarro, Clara Chepe, Yolanda Huerga, Berta Soler, Laura Pollán, Julio César Gálvez, Manuel Vázquez Portal, Arnaldo Ramos Lauzurique, Iván García, Iria González Rodiles y Tania Díaz Castro, así como informaciones tomadas de medios internacionales y de sitios independientes cubanos.

Este tercer número también tuvo 64 páginas. En la portada, en el centro, una foto grande con damas de blanco a la salida de la iglesia de Santa Rita, en Miramar. Las esposas y familiares de los presos políticos iban vestidas de blanco, pero no llevaban gladiolos en sus manos: en el cuello se ponían pañuelos negros. Alrededor de la foto, como si fuese un marco, fotos pequeñas con los rostros de 26 opositores y periodistas independientes, las que en momentos tan difíciles se pudieron conseguir.

En el Informe sobre Cuba presentado por la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) ante la 59 Asamblea General que tuvo lugar en Illinois, Chicago, en octubre de 2003, se dice:

"Muchos periodistas han optado por congelar sus tareas informativas ante la posibilidad de ser encarcelados y dejar a sus familias desprotegidas. Varias agencias han dejado de operar como consecuencia del arresto de sus directores y principales promotores. Algunos han acordado difundir sus despachos en el exterior bajo anonimato o con el uso de seudónimos, como viene haciendo la agencia Cubanet desde Miami. El auge de revistas y boletines alternativos que venía produciéndose en La Habana y otras ciudades del interior se ha visto frenado por las circunstancias.
No obstante, otros focos de creatividad se mantienen vivos y actuantes. Desafiando las carencias materiales y el cerco represivo, un grupo de fundadores de la revista bimestral De Cuba lograron poner a circular el tercer número de la publicación. La revista, confeccionada artesanalmente, comenzó a editarse el pasado diciembre con el fin de abrir una ventana de libertad informativa para los lectores de la isla.

"Justamente las copias incautadas de De Cuba fueron parte de las 'evidencias' acusatorias en el proceso contra su director, Ricardo González Alfonso, y su asesor, Raúl Rivero. La revista fue catalogada por la Fiscalía como una publicación "subversiva", utilizada por la Sociedad de Periodistas Márquez Sterling 'como otra fachada para suministrar información al gobierno norteamericano'.
"Dos mujeres periodistas integrantes del consejo de redacción de De Cuba, Claudia Márquez y Tania Quintero, han elaborado este tercer número de 64 páginas, dedicado a brindar testimonio sobre los 75 opositores arrestados el pasado marzo. Al cierre de este informe habían sido impresas y distribuidas unas 200 copias a lo largo del país, y las editoras planeaban poner en circulación otras 200 en los próximos días".


En la asamblea de la SIP celebrada en marzo de 2004 en Los Cabos, Baja California, México, en el Informe sobre Cuba volvió a ser mencionada la revista De Cuba:
"El desempeño femenino ha sido un pilar en esta hora difícil, desde la joven Saily Navarro, de 18 años, quien comenzó a transmitir informes tras el arresto de su padre el pasado año, hasta Haydée Rodríguez, la más veterana con 76 años.

"El caso más notorio de este frente femenino resulta Claudia Márquez, vicepresidenta de la Sociedad de Periodistas Manuel Márquez Sterling e integrante del consejo de redacción de la revista bimestral De Cuba. Desafiando las carencias materiales y las advertencias policiales, Claudia y su colega Tania Quintero -actualmente exiliada en Suiza- lograron poner en circulación, en septiembre, 400 copias artesanales de un tercer número de De Cuba, con testimonios y denuncias sobre los 75 opositores arrestados durante la ola represiva del pasado año.


"De Cuba, dirigida por Ricardo González Alfonso y asesorada por Raúl Rivero, había surgido en diciembre del 2002 con el fin de abrir una alternativa de información para los lectores de la isla. La revista fue una de las 'pruebas' usadas por la fiscalía en los procesos sumarios contra los periodistas independientes, el pasado abril.

"Además de editar De Cuba clandestinamente, Claudia Márquez comenzó a insertar sus punzantes artículos sobre la vida cotidiana y las incongruencias del gobierno cubano en renombradas publicaciones estadounidenses como San Antonio Express-News, Los Angeles Times y The New York Times. Que un artículo suyo haya aparecido en The New York Times (“Free Trade Won’t Free Cuba’’, 6 de noviembre de 2003, página A31) fue sin dudas una auténtica legitimación al periodismo libre dentro de la isla".


Como ante todo me gusta ser justa, debo decir que el aporte principal de Iván y mío consistió en revisar y editar, en tiempo récord, todos los textos que se iban a publicar en ese número extraordinario. Hubiéramos querido haber ayudado más a Claudia, como haberla acompañado a imprimir y distribuir los ejemplares. Pero no pudimos.

Cuando un domingo de agosto de 2003 por la noche, ella se apareció con su niño en nuestra casa, para pedirnos nuestra colaboración, le dijimos que sí. Pero le ocultamos que desde hacía un mes, el 30 de julio de 2003, el embajador suizo me había comunicado que Suiza había concedido asilo político a mis dos hijos, mi nieta mayor y a mí.

Y tanto el embajador como el consejero, me pidieron que Iván y yo nos apartáramos de toda actividad disidente, para no poner en riesgo nuestra salida del país. Una petición imposible de cumplir cuando uno es periodista a tiempo completo. Aunque la represión la oliéramos, de tan cerca que la teníamos.

Tania Quintero
Dossier.- Los tres números de la revista De Cuba pueden ser leídos en PDF. Diciembre de 2002, el primero. Febrero de 2003, el segundo. Y Septiembre de 2003, el tercero.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario