Google
 

miércoles, 30 de noviembre de 2016

"Ese espíritu anda por ahí y allá a quien se le encarne"


Algunos usuarios suscritos a Granma y a Juventud Rebelde no recibieron sus periódicos este lunes, pero en las esquinas de la calle Obispo, uno de los boulevares más transitados por turistas, en la Habana Vieja, se vendían a cinco pesos cubanos convertibles (cuc) los ejemplares de las ediciones dedicadas a la muerte de Fidel Castro.

"Los yumas (extranjeros) empezaron pagando dos por cinco", dice Michel que vive de lo que puede 'raspar', y sigue actualizando la cotización del periódico en la bolsa negra: "ya hoy dan cinco fulas por un solo periódico".

De repente en la zona, la venta de diarios ha dejado de ser un trabajo exclusivo de mendigos y ancianos para ser realizado por jóvenes y 'jineteros'.

"La gente sabe cómo sacarle partido a todo", dice una habanera que intenta negociar con uno de los improvisados vendedores de periódicos.

En algunos lugares, la capital intenta volver a su rutina habitual, aunque sin música, sin venta de bebidas alcohólicas y con puntos para firmar el Juramento de Lealtad al Concepto de Revolución, definido por Fidel Castro en un discurso pronunciado el 1 de mayo del año 2000.

Otra cosa es la Plaza de la Revolución, donde se rinde homenaje al dictador, y sus alrededores. "Hay gente que va porque realmente lo siente, hay quien va por curiosidad y están los que van porque no les queda más remedio", analiza Fabián y observa cómo al principio "todo parecía muy espontáneo", pero ahora "ya hay guaguas que salen de los centros de trabajo y gente con pulóvers impresos para la ocasión, y eso de espontáneo no tiene nada".

"Ya empezaron a quitar guaguas de todas partes", dice una señora qua ha llevado a su nieta a "rendirle homenaje a Fidel, pero a quien le coja la noche en la calle...". Y no le falta razón. En horarios de la mañana del lunes 28 de noviembre, el transporte público parecía "estar bueno", pero a partir de las 5 de la tarde las paradas eran "un infierno".

A Maydelín le han dicho que el martes 29 no lleve a su hija a la escuela para que los maestros puedan ir a la plaza, aunque el lunes "tampoco tuvo clases". En el patio de la Asociación de Artesanos de Cuba, ante la letanía de la televisión, que tiene toda la programación dedicada a Castro, un artesano exclama a media voz: "Ay, cómo lo quise, ¡pero que lo acaben de enterrar, coño!".

La gente se pregunta, ¿por qué no hay cuerpo? ¿por que no hay cenizas? ¿por qué son nueve días? Y es que las cenizas de Castro permanecían en la Sala Granma del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, cerca del Memorial José Martí, pero lejos de la población.

"¿Viste qué casualidad? Hay que esperar nueve días, como con todo santero", dice Jessica. Su madre, tiene coronado Oshún hace más de veinte años, como otros tantos santeros, siempre ha sostenido que Fidel tenía hecho santo.

"A los santeros no se les crema y hay que esperar un tiempo necesario para, al final, hacerle el desayuno y el Oro al Eggun", aclara un babalao que prefiere hacerse llamar por Obbara Meyi, su oddun de Ifá. "Pero ese espíritu ya debe de haber pasado por el Ituto, que es la ceremonia en la que se le da camino a los santos del iniciado, donde se rompe la tinaja del río, la misma que recibió el día en que se coronó".

Obbara Meyi, al igual que otros babalaos, recuerda los viajes realizados por Fidel Castro a distintas naciones africanas. Una vieja santera lo recuerda vestido de blanco y rodeado de babalaos en Nigeria (ver nota al final). "Dicen que es hijo de Oddua, por eso le hicieron Obatalá porque, de los 16 caminos de ese Orisha, Oddua es el más viejo, pero eso son solo especulaciones porque él todo lo ha llevado en el más absoluto silencio".

Otro santero comenta: "Se dedujo que era Oddua porque en la ceremonia que recordamos que se le hizo en África había elefantes, además de las piezas que se dice que él tiene. Si realmente le hicieron santo allá, en Nigeria, o en el Congo, el proceso de coronación fue diferente, muchas cosas son secretas pero, por ejemplo, se sabe que en África se pinta todo el cuerpo, en vez de solo la cabeza, como hacemos nosotros aquí".

"Imagínate si es fuerte, que Oddua es el capataz de los muertos y así nos ha tenido a todos, como muertos vivientes", dice una Iyabó.

Obbara Meyi recomienda a su pueblo religioso salir a la calle con la cabeza cubierta, porque "ese espíritu anda por ahí y allá a quien se le encarne".

En el ambiente religioso hay quien no habla del tema porque "la religión no se los permite" o porque "en algún momento, cuando salieron letras del año en que se podía hacer ebbo para que el pueblo se quitara al dictador de encima, la Seguridad del Estado vigiló y persiguió a quien se atreviera a comprar más de un ingrediente mágico", recuerda otro babalao que ni siquiera quiere dar sus señas religiosas.

Casi todos los seguidores de la religión afrocubana consultados coinciden en que "lo único que ellos no han podido calcular", aunque lo parezca, "es el día 4 de diciembre como último día de las ceremonias".

"Quién sabe, a lo mejor quien nos hizo el favor fue el Cabo, Changó, y el novenario. Lo cuentes como lo cuentes, cierra el 4 de diciembre por eso", dice la vieja santera. También hay quien cree que "nunca sabremos donde está realmente enterrado el cuerpo".

"¿Tú te imaginas el poder que puede llegar a tener el que se robe uno de esos huesos?", dice un hijo de Eleguá. "Y, como hay gente para todo, hasta con el polvo de la incineración se puede hacer tremenda brujería".

Maritza Betanzos
Publicado en Diario de Cuba el 29 de noviembre de 2016 con el título "A cinco fulas los periódicos dedicados a la muerte de Castro".
Foto: Tomada de La Patilla.

Nota.- En algunas biografías y sitios en internet aparece que Fidel Castro habría realizado su primer viaje a África, a Argelia, en 1973, donde fue recibido por Hoauri Boumediene. Pero un año antes, en 1972, habló en un pueblo llamado Kankan. En 1976 viaja de nuevo a Argelia, vuelve a entrevistarse con Boumediene, y luego viaja a Guinea, donde es recibido por su presidente Sekou Touré y participa en un masivo acto en Conakry y pronuncia un discurso.

En 1977 visita Libia y se reúne con Gadafi, encuentro que se produjo antes de proseguir viaje rumbo a Angola, Mozambique y Tanzania, que según esta información, después habría volado a Somalia. Y fue cierto: el 13 de marzo de 1977 pronunció un discurso en Mogadiscio, la capital somalí.

En 1977, antes de una visita a la RDA, hizo escala en Argelia, lo dijo en este discurso. Ese año, estuvo también en Yemen del Sur, donde parece que no habló si no que sostuvo una reunión cuatripartita en Adén, la capita sudyemenita. El dato lo encontré en el libro La historia cubana en África, de Ramón Pérez Cabrera.

En 1978 viaja a Etiopía, donde lo recibe Mengistu Haile Mariam y habla en Adis Abeba. En 1986 vuelve a Angola y en Luanda se dirige a miles de internacionalistas cubanos. Ese segundo viaje a Angola no es mencionado en esta nota de Granma.

Sobre Namibia, esta información de El País y esta nota en Cuba sobre San Nujoma, considerado el padre de la patria namibia. En 1991, poco después de salir de la cárcel, Nelson Mandela visita Cuba y tres años después, en 1994, Fidel Castro viaja por primera y única vez a Sudáfrica.

Pero todo parece indicar que Fidel Castro nunca estuvo en Nigeria y que forma parte de una de las tantas leyendas alrededor de su figura. Entonces, ¿dónde fue que él se vistió de blanco? Según este blog, fue en uno de sus viajes a Guinea. ¿En cuál de los dos viajes que hizo a Guinea,? Fue en el primer viaje, en 1972.

A la visita que hizo a la Universidad de Conakry fue con su uniforme verde olivo. No sé si ese mismo día se encontró con Agostinho Neto en Guinea, el angolano está de civil, el cubano uniformado y los guineanos todos de blanco, color de su traje típico. A este otro acto sí fue vestido de blanco. Otra foto de ese acto y saludando a las mujeres que bailaron en su honor.

¿Le hicieron santo a Fidel en Guinea u otro país africano? También se especula que le habrían hecho una brujería, para protegerlo de enfermedades, accidentes e intentos de asesinato. Mientras se despejan las incógnitas, es interesante saber que el nuevo rey de Nigeria ha expresado su deseo de trabajar por la unidad de los cerca de 40 millones de yorubas que hay en el mundo, entre ellos en Cuba. El anterior rey estuvo estuvo en Cuba y fue recibido por Fidel Castro. Cuando en 2015 falleció, la Asociación Yoruba de Cuba envió un mensaje.

Tania Quintero

Leer también: La muerte de Fidel Castro y la santería; El simbolismo del funeral santero; La ceiba del comandante; ¿Brujería detrás de la resurrección de Fidel Castro?; La Letra del Año 2016; Santería oficialista; La mala sombra de Fidel Castro; Castro, el enterrador; Fidel Castro y la Regla de Ocha; Así usó Fidel sus santeros en Venezuela y Lo que presagia el corte de la ceiba de El Templete de La Habana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada