Google
 

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Bacardí relanza la cerveza Hatuey en Estados Unidos


Por Elaine Walker, Miami

La cerveza más famosa de Cuba está volviendo por sus fueros en el sur de la Florida. La nueva versión de Hatuey de Bacardi USA contiene una fórmula de primera con un parecido asombroso a la legendaria marca cuyas raíces se remontan a Santiago de Cuba en 1927.

Rafael Díaz-Duque, quien trabajó en la fábrica de Hatuey en Cuba, ha estado esperando con entusiasmo la última versión. Pudo probarla por primera vez en una fiesta de lanzamiento en South Beach y le pareció mucho mejor que la versión anterior que Bacardí introdujo en Estados Unidos a mediados de la década de 1990.

La cerveza Hatuey ha estado completamente fuera del mercado por más de un año. La malta Hatuey sigue disponible y no ha sufrido cambios. “Esto es más o menos lo mismo que yo recuerdo de Cuba”, comentó Díaz-Duque, de 86 años, quien vive en Kendall.

Justo a tiempo para las fiestas del 4 de Julio, la nueva Hatuey empezará a llegar a los bares, restaurantes y licorerías de los condados Miami-Dade y Monroe. La expansión a los condados Broward y Palm Beach tendrá lugar más tarde este verano, y arribará al resto de la Florida y Estados Unidos según la demanda.

Hatuey lleva el nombre del cacique indio del siglo XVI procedente de la isla La Española que encabezó la resistencia de los indios cubanos contra los españoles. En su momento de mayor esplendor, en 1960, representaba más del 50 por ciento del mercado de la cerveza cubana, con ventas de más de 12 millones de cajas al año. Aún despierta sentimientos de nostalgia entre los cubanos, y un recuerdo no muy diferente de un buen habano.

En el momento de la revolución cubana, la cerveza Hatuey era un negocio mayor que el ron Bacardí. Pero la familia Bacardí decidió que sería más fácil lanzar internacionalmente su marca de ron que competir en el ya atestado mercado de las cervezas.

“Esta cerveza y el nombre de Hatuey ayudaron a Bacardí a colocarse en el mapa internacional”, afirmó Aura Reinhardt, vocera de Bacardi USA . La flamante versión se fabrica de manera artesanal en pequeñas cantidades y es una cerveza tipo “ale” de color dorado. Thomas Creek Brewery en Greenville, Carolina del Sur, está produciendo no más de 800 cajas por lote. La caja tiene una onda retro con el cacique indio y su peinado distintivo en su logo rojo, amarillo y azul.

“Queremos mantenerla exclusiva”, comentó Anler Morejón, gerente de la marca Hatuey. “Nosotros creamos la categoría de cerveza de primera en Cuba. Este es el lugar en que tenemos que estar. Bacardí es una empresa de productos de primera”.

Ese no fue el caso con la versión previa de la Hatuey de Bacardi USA. Era una cerveza mucho más ligera, producida en masa en Estados Unidos a partir de 1995. Cuando Bacardí detuvo su producción hace año y medio, estaba vendiendo 15,000 cajas al año.

Esta vez, Bacardí se propone aprovechar la popularidad de la industria de producción artesanal de cerveza, la cual sigue siendo el segmento de más rápido crecimiento del mercado de la cerveza. La producción artesanal de cerveza vio en el 2010 un crecimiento en su volumen del 11 por ciento y un salto del 12 por ciento en el total de ventas al por menor, de acuerdo con la Asociación de Cerveceros, en comparación con una bajada del 1 por ciento en el volumen de ventas de cerveza en general en Estados Unidos. Pero la producción artesanal de cerveza sigue siendo una parte pequeña del mercado de la cerveza, de 101,000 millones de dólares, con ventas de 7,600 millones de dólares en el 2010.

Richard Amundsen, consultor de mercadeo de bebidas radicado en Coral Gables, consideró que el cambio hacia el mercado de la cerveza artesanal era una medida inteligente por parte de Bacardí. Amplió que la nueva Hatuey era un “producto excelente”.

“Ellos están respondiendo a lo que el mercado quiere”, comentó Amundsen, ex gerente de mercadeo hispano de J. Schlitz Brewing. “Tienen que ser agresivos en cuanto a respaldar el producto con publicidad y sólidas relaciones públicas para que la gente lo pruebe”.

La clave es conseguir que clientes como Jody Giraldo vuelvan a probar la Hatuey. A Giraldo le gusta apoyar su herencia cubana, pero nunca le gustó la versión estadounidense de la Hatuey. Esta vez, quedó impresionado. “Esta cerveza tiene mucho más cuerpo”, comentó Giraldo, de 34 años, cubanoamericano de Miami que trabaja en la industria de los servicios financieros. “Está mucho mejor empacada. Se parece más a lo que nuestros antepasados tenían en su tierra”.

Giraldo es exactamente el mercado de destino que Bacardí tiene la esperanza de atraer con su nueva versión de Hatuey, la cual está destinada a consumidores de más de 30 años a los que les gusta la sofisticación de una cerveza artesanal que se puede disfrutar con una gran variedad de comidas.

Un paquete de seis cervezas de Hatuey se venderá por unos $8.99, dos o tres dólares más que la versión anterior en el mercado de Estados Unidos.

“No se trata tanto de abrir una lata de cerveza frente al televisor. Tiene que ver más con reunirse a beber en compañía de familiares y amigos”, indicó Reinhardt. “Creemos que este producto nos puede ayudar a llevar nuestro negocio a un nivel más alto”, subrayó.
El Nuevo Herald, 23 de junio de 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario