Google
 

viernes, 18 de junio de 2010

Los cubanos también comen claria

Por Tania Quintero
Cuando el 11 de junio Zoé Valdés reprodujo en su blog CLARIAS DEL ALMENDARES, tomado de Guamá pensé que era una broma. Unos días después, el 16 de junio, en la web Nuevo Acción informaron que habían recibido dos llamadas telefónicas, una del caricaturista Alfredo Pong y otra del brasileño Dirceo Bradescu, aclarando que "esa foto no era de Cuba y había sido publicada hace bastante tiempo en la revista brasileña Hoje", dato que no he podido confirmar.
Posteriormente, Charlie Bravo, amigo cubano residente en Washington, me envió tres links: del "cocodrilo del Po", Italia; de un Catfish (nombre de la claria en inglés) en un lago de Europa y otro de clarias en el río Ebro, España.
En You Tube se localizan decenas de videos sobre clarias de diversos tamaños y variedades, en naciones de los cinco continentes. De las numerosas recetas para prepararlo, escogí Kentucky Fried Catfish, del canal Betty's Kitchen, de Estados Unidos, donde también cultivan y comen el exótico pez.
Si la claria es una especie conocida y consumida en tantos países, entonces no es de extrañar que también los cubanos la comieran. Decidí averiguar en internet. Con el documental Revolución Azul, que al final pueden ver, hubiera bastado. Pero consideré que valía la pena reproducir algunas informaciones publicadas en la prensa oficial cubana y también puntos de vista independientes.
En Del oceáno al tanque (Cuba Ahora, 28.8.08), Raisa Pagés expone:
-Como los ríos de Cuba no son abundantes en peces y sólo prevalecía la biajaca, comenzaron a introducirse especies de agua dulce. En 1964 se trajeron tilapias y carpas, que fueron utilizadas en sistemas de cultivo con el fin de seleccionar las especies más adecuadas. En los últimos años, este proceso de introducción de especies se intensificó y llegó el pez gato africano o el clarias, la langosta de agua dulce y la corvina roja, entre otros.
-En 2007 se obtuvieron 22 mil 247 toneladas de pescados de agua dulce y hay potencial para llegar a las 25 mil en un corto plazo, informó Zenaida Arboleya, especialista del Ministerio de la Industria Pesquera. La expansión del pez gato africano (Clarias gariepinus) en los embalses cubanos ha sido objeto de polémicas, por constituir un alto riesgo para la supervivencia de otras especies nativas o introducidas.
-Julio Baisre Álvarez, asesor en ese Ministerio, aclaró que esta especie se introdujo porque crece rápido, su carne es buena, resiste cambios bruscos y la necesitábamos para elevar las ofertas acuícolas de la red de pescaderías. El clarias tiene una amplia distribución geográfica en el mundo y existen diferentes especies dentro del género, entre las que se destacan Clarias macrocephalus y Clarias gariepinus (esta última originaria de África).
-Cuba introdujo ambas especies desde Asia entre los años 1998 y 2000 . El clarias posee características ideales para el cultivo: rápido crecimiento en aguas cálidas con altas densidades de siembra, elevado rendimiento, fácil domesticación, resistencia a condiciones ambientales adversas y eficiente conversión del alimento consumido en masa muscular.
De CPAM, la universidad acuícola de Cuba (22.8.09) extraje los siguientes párrafos:
-La cría de la claria es muy económica. Para alimentar a la población en cultivo se elabora un pienso con el subproducto que se genera al procesarla y se le adicionan harinas mezcladas. La dieta de la tilapia es más cara, pues incluye soya y trigo. En Mampostón (presa situada en San José las Lajas, municipio en las afueras de la capital) los especialistas desarrollan investigaciones para lograr un pienso autóctono idóneo.
-Eduardo Díaz Forte, director del CPAM (Centro de Preparación Acuícola de Mampostón), luego de explicar el proceso de crecimiento en los estanques, dice que una vez alcanzada su talla comercial, que es de 800 gramos, "de una tonelada de claria obtenemos 330 kilogramos de filetes de aproximadamente 80 y 90 gramos cada uno, semejante a los promedios mundiales.
-Las clarias que no alcanzan tamaño para filetearlas se destinan a la máquina separadora de pieles y espinas para convertirlas en pulpa de pescado para la confección de croquetas, picadillo condimentado, etc. La piel, la espina, la cabeza y las vísceras se muelen y ensilan. Este subproducto, rico en aminoácidos esenciales, sustituye a la harina de pescado, cuya tonelada fluctúa entre 900 y 1,000 dólares.
En Opciones (6.2.10), al reportar la ExpoCamagüey 2010, entre otras opiniones, la periodista Sonia Castillo puso la siguiente:
-Marta Cardoso Villavicencio, especialista de industria de Pescacam, ponderó la comercialización hacia el Polo Turístico de Santa Lucía, mediante PescaCaribe, de tres productos líderes que gozan de amplia aceptación: la minuta y el filete de tilapia, y la tilapia entera eviscerada, sin escamas, a lo que se suma el filete de claria y la croqueta buffet, cuya producción en la propia empresa ha significado un ahorro esencial.
-Estos renglones esperan la codificación para su comercialización en las TRD (tiendas recaudadoras de divisas). Asimismo, comercializan picadillo de carpa, claria, tilapia y tenca, y filetes de las dos últimas; croquetas conformadas y masa de chorizo, todo a base de pescado, fuente sana de proteínas y fósforo.
En Pescaguan: viento en popa y proa al éxito (Venceremos, 12.1.09), Ariel Soler empieza así su trabajo:
-Pese a los controversiales y argumentados criterios a favor o en contra de la claria, sin desdeñar opiniones ambientalistas ni aupar puntos de vista comerciales, lo cierto es que la exótica especie forma parte de la fauna cubana y está integrada, de manera irreversible, a la dieta de los habitantes de la Isla.
-En Guantánamo, donde como en toda Cuba el pez aprovechó los desbordamientos provocados por fenómenos naturales y escapó de sus criaderos hacia los cauces fluviales, la especie experimenta un auge productivo controlado en 8,5 hectáreas de agua, en los estanques de la entidad acuícola Aleviceba.
-Es esta la unidad especializada en producciones de agua dulce en Pescaguan, la entidad pesquera más oriental del país, la cual comercializó más de 270 toneladas de claria, volumen sin precedente en su historia. Enerledys Castillo, director de Aleviceba, explica que en 2009, el propósito es aumentar hasta 15,5 las hectáreas de agua y producir 400 toneladas de claria, especie de alta demanda poblacional comercializada como filete de pescado.
En Impulsa Cuba el desarrollo acuícola (Juventud Rebelde, 19.4.08) al inicio se puede leer:
-La industria acuícola cubana logró cerrar el año 2007 con un récord de producción de más de 22 mil toneladas, aseguró Alfredo López, ministro de la Industria Pesquera, durante la Mesa Redonda Informativa, que analizó el desarrollo de la acuicultura en el país.
-La langosta, el camarón, y pescados como la carpa china, la tilapia y la claria son algunas de las especies que actualmente se fomentan por la Industria de la Pesca, a partir de la acuicultura y su perfeccionamiento con la introducción de nuevas tecnologías, maquinarias y centros de investigaciones genéticas. Estas estrategias permitirán el mejoramiento desde los centros de cría de las especies hasta la elaboración de productos, como las croquetas, el picadillo, hamburguesas y filetes, que son de gran aceptación.

En Voraz pez caminador pone en peligro el ecosistema cubano (El Nuevo Herald, 21.1.08), Wilfredo Cancio Isla escribe:
-Según datos del Centro Nacional de Áreas Protegidas, las clarias amenazan potencialmente en el medio natural a 242 especies de la fauna cubana, de las cuales 75 son endémicas, 29 raras o locales y 25 introducidas. Una de las zonas de mayor peligro es la Ciénaga de Zapata, reservorio natural cubano, donde se han capturado clarias con jicoteas y cocodrilos pequeños en su estómago.
-El Ministerio de la Industria Pesquera se vio obligado en el 2006 a emitir una resolución para fijar una estrategia de seguridad biológica en el país y revertir episodios desfavorables como el de la claria o pez gato caminador. Las clarias han demostrado ser tan voraces como invasivas.
-Al parecer, los problemas comenzaron cuando los primeros ejemplares en cautiverio escaparon de las pocetas y llegaron a ríos, lagunas y presas, así como a criaderos particulares. Las primeras fugas se originaron por las inundaciones de pocetas a consecuencia de las lluvias, pero también porque los alevines de pez gato se comercializaron en el mercado negro interno como una verdadera promesa alimentaria.
-"Aquí se decía que era un alimento con mucha proteína, que los vietnamitas ganaron la guerra con la fuerza que les dio la carne de claria'', narró Filiberto Núñez, un mecánico de Jagüey Grande, en Matanzas. Otras personas trataron de adaptarlo a sus peceras como una especie exótica ornamental. Las clarias más comunes miden entre 50 y 60 centímetros, con una aleta dorsal muy larga y ocho hilos de bigote sobre una boca de gran capacidad devoradora.
-Hace dos años, la prensa cubana reportó el caso de Humberto Navarro, un residente de Matanzas que se quejaba de una persistente tupición en las tuberías de su casa. Cuando Navarro pasó una cinta metálica por los tubos de desagüe, se encontró al causante del problema: un pez negrusco de cerca de tres libras que lo miraba chorreando lodo de fosa.
-"Algunos los pescan incluso en alcantarillas en plena calle. En Cuba lo han bautizado como pez diablo'', escribió el periodista independiente Juan González Febles. "Los paleros (santeros) dicen que es africano y está consagrado a Eshu, el diablo en la Regla de Palo Mayombe''.
-La invasión de las clarias transcurre fundamentalmente en la zona occidental y central del país, desde Pinar del Río hasta Sancti Spíritus. Se produce también en los muy contaminados ríos Almendares y Luyanó en La Habana. "Es como una cloaca ambulante. Se come lo mismo los huevos de los nidos o muerde a un puerco en un corral lleno de fango", contó Pedro Díaz, un agricultor pinareño.
-No obstante, Cuba insiste en que la introducción controlada de la claria en la acuicultura nacional produce rendimientos productivos como los de ninguna otra especie. La claria se utiliza mayormente para elaborar embutidos, perros calientes y chorizos en las industrias locales.
Osmel Sánchez López, periodista independiente de Ciego de Ávila, el 11 de junio de 2006 en el blog Bitácora Cubana publica un post titulado "Infectadas de claria fuentes fluviales en Cuba":
-En estos tiempos apareció en nuestras aguas dulces un pez denominado claria, que la voz popular bautizó como 'pez gato'. Este pez tiene bigotes y un aspecto raro. Parece una serpiente, puede sobrevivir 72 horas fuera del agua y se traslada de un lugar seco a uno con agua.
-Pero, lo realmente importante sobre el mencionado pez no es su aspecto, es su conducta depredadora. Este pez se ha diseminado por todas partes y donde llega se come a los demás peces, afectando así la existencia de especies como tilapias, truchas (ya escasas) y otras de agua dulce. Sobre estos peces que alcanzan gran tamaño (más de un metro), ya se cuentan casos de personas atacadas por ellos y eso lo convierte en un peligro.
-La claria fue traída de un país asiático por el gobierno, gran error. Hoy no hay quien detenga la expansión de este bicho, porque es lo que parece, además de tener un aspecto repugnante. Quiero llamar la atención, pues esta mayúscula barrabasada puede llevar a la total extinción de otras especies de agua dulce que hoy casi no se ven en presas, ríos y lagunas.
-Se ha convertido en una plaga, fruto de mentes locas y poco inteligentes provocando una ruptura de la cadena alimentaría lógica, convirtiéndose en una desastrosa y errónea medida. En otros países se ha llevado a cabo la crianza de estos peces para la obtención de alimentos, pero se ha tenido en cuenta su característica depredadora y se han tomado medidas para controlar su desarrollo.
De La época marabú y la claria (Lettres de Montréal, 12.5.09) copiamos:
-La claria por su parte es un proyecto netamente "fidelista", se pretendía nada más y nada menos que aumentar el consumo de proteínas de la población y fue en realidad lo que vino a “ponerle la tapa al pomo” del desastre ecológico en los campos cubanos. Si el marabú fue importado hace dos siglos, y su expansión actual es debida a la desidia castrista, este voraz, caníbal y monstruoso pez asiático ha "logrado", desde los años del período especial en que se introdujo en la isla, amenazar a numerosas especies de peces, batracios, aves y mamíferos, en muchos casos endémicos, del archipiélago cubano.
Ya para terminar, y a modo de presentación del documental Revolución Azul (2006), de Fabián Archondo, estudiante mexicano de la Escuela Internacional de Cine de San Antonio de los Baños, fragmentos del comentario realizado por Alejandro Ríos, crítico cubano de cine residente en Miami:
-En casi medio siglo de porfiada existencia ya se sabe que los tres más grandes problemas, no resueltos aún, que ha debido afrontar la revolución ''roja'' de los Castro es garantizar el desayuno, el almuerzo y la comida de sus coterráneos.
-Antes del arribo de la claria, hubo momentos no menos delirantes en los esfuerzos zoológicos por buscar una solución casi mágica a la incapacidad de producir bienes y alimentos que persigue, como un maleficio, a los hermanos Castro.
-Indistintamente, los hogares cubanos dieron la bienvenida a diminutos pollitos, conminados a crecer en familia hasta alcanzar un tamaño apropiado para la sopa o el fricasé y que, en ocasiones, cuando lograban sobrevivir, no terminaban en la cazuela porque un cariño casi filial impedía el sacrificio y a proles de tilapia que luego de nadar en improvisadas peceras o cubos, compartían, al crecer, las bañeras con sus dueños antes de ser descuartizados en filetes para remediar, a duras penas, dos almuerzos o una cena de cumpleaños.
-Quedaron en promesa socialista las vacas enanas, una especie genéticamente trastocada, llamada también a vivir en la casa del cubano común para dar, por seguro, el litro de leche a los niños más allá de los siete años y a los ancianos carentes de proteína.
-De tantos desaguisados, que emulan con escenas del mejor teatro vernáculo, parece ser la claria, el animal que dejará una huella indeleble en el noble ecosistema cubano donde no abundan depredadores significativos. El impresentable pez caminante ha ido liquidando especies endémicas acuáticas y otros componentes de la fauna como roedores y pájaros. Noticias, sin embargo, que no parecen amedrentar a quienes en este mismo momento la consumen o comercializan no solamente como filetes, sino en forma de croquetas, frituras, ceviche o picadillo.
-Viajeros procedentes de Cuba dan cuenta de clarias gigantes con más de cien libras de peso, pescadas con pollitos como carnadas incautas. Se habla de que tienen las panzas atiborradas de ratones cuando son despedazadas para la venta y que los turistas las disfrutan como si fueran exóticos esturiones caribeños. Escuché contar a un cubano, llegado de la isla, cómo terminó en un hospital intoxicado con una nueva manera de ciguatera, luego de un banquete familiar con clarias que no le habían identificado para darle la sorpresa.
-¿Quién sabe si fue un trozo de claria la causa de la devastación digestiva que ha retirado para siempre al "biotecnólogo en jefe" de su agobiante tribuna? Paradojas de la vida, como en la famosa novela de Mary Shelley, el apetente e incontrolable monstruo parece dar cuenta de su voluntarioso doctor Frankenstein.

6 comentarios:

  1. BUEN REPORTAJE PARA UN BICHO REPUGNANTE.

    ResponderEliminar
  2. http://pescaprofesional.net/2009/12/28/siluro-video-antena-aragon/

    ResponderEliminar
  3. La foto fue tomada de una página sobre la pesca del siluro en España. No son clarias gigantes sino siluros españoles, los cuales suelen alcanzar esas dimensiones. Aquí les dejo el link:
    http://pescaprofesional.net/page/5/

    ResponderEliminar
  4. Asqueroso, sin lugar a duda

    ResponderEliminar
  5. Esto es lo que la tictatura de los Castros a llevado al pueblo de Cuba comer un mostruo y Macario muy revolucionario pero no se come la claria

    ResponderEliminar